casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Crónica desde Nablús

Crónica desde Nablús

Mientras los 25 se reúnen para congelar las ayudas al pueblo Palestino, como reprimenda por el resultado de las elecciones generales (contrario a las expectativas del gobierno israelí y su primo americano), los abusos a civiles palestinos continúa. Ésta es la última crónica que nos llega desde Nablus de la mano del ISM.

El 7 de abril de 2006, a las cuatro de la mañana, soldados israelíes ocuparon los apartamentos de la octava planta del edificio Sharif, pertenecientes a las familias de Abu Mare y Huda Al Hadj Hamad en Nablus, por ser un lugar privilegiado para controlar el campo de refugiados de Al Aiyn.
Los soldados secuestraron también a l=s vecinos del noveno; una señora embarazada de cinco meses, su esposo y a su hijo de un año y medio.
Los ruidos provocaron que l=s vecin=s, de la planta calle, enviaran al hijo de doce años (Mohammed) para saber que estaba sucediendo arriba. Cuando llamó a la puerta los soldados lo cogieron del cuello y le empujaron hacia dentro mientras dos armas le apuntaban.
Sucesivamente, retuvieron a miembros de la familia de Mohammed; a su hermano de catorce años, su madre y su padre. Dejaron a tres niñas en casa solas. Aunque al final el padre convenció a los soldados para poder ir a buscarlas y así se incremetó el número de las personas en cautiverio hasta 17.
Los soldados ordenan de malas formas que se guarde silencio pero no pegan a nadie.

Venticinco horas después, Noor la señora embarazada empieza a llorar. Los soldados le dicen que pare, su esposo tiene miedo de que le peguen. No puede parar . Dice que no puede respirar, le duele el abdomen y está asustada porque no ha comido ni dormido en todo el día.
Las familias ruegan a los soldados que les dejen llevarla al hospital, pero estos se niegan dicen creer que está mintiendo.

Se llama a un militar israelí médico, pero las familias quieren un especialista. Cuando llega el militar médico le receta medicamentos, pero Noor se da cuenta que son demasiado fuertes para una embarazada.

A las tres del mediodía se le permite a Noor ir al hospital acompañada de sus hij=s y su marido.

Todavía quedan catorce personas en el apartamento.

Equipos de médic=s y de voluntari=s internacionales hacen múltiples intentos para ponerse en contacto con las familias cautivas. Hablasn con los soldados a través de la puerta pero no les escuchan. Se prohíbe hablar a las familias pero Bashar, de cuatro años, ha arriesgado su vida yendo a la puerta para hablar con l=s voluntari=s internacionales. Pidió comida y les dijo a l=s internacionales que no se marchasen porque las familias se sentían a salvo con su presencia.

A las cinco de la tarde los soldados entraron donde tenían secuestradas a 14 personas, y amenazaron con sus armas a l=s jóvenes que gritaban desde la calle. Las madres ruegan a los soldados que se marchen de la habitación haciendo alusión alos Derechos Humanos de los niñ=s. Al final se marchan.

A las ocho de la tarde l=s internacionales dejan comida en la puerta y les dicen a los soldados que se van pero que volverán para saber que las familias han cogido los alimentos. Después de cinco minutos los soldados cogen la comida y se la dan a las familias.

A las 2 de la madrugada del día nueve de abril, tiene lugar la operación militar objetivo del cautiverio. Un APC conduce por el campo de refugiados de Aiyn. Los militares dicen por los altavoces que la familia de Abu Mahde Marka salga de su casa. Los francotiradores del apartamento están equipados con material nocturno y un soldado que lleva una pistola 250 mm, entran en la habitación donde tienen retenida a las familias. Las madres le peden que se marche él lo hace. Entonces 7 francotiradores de alrededor comienzan a disparar. Los casquillos van amontonándose en el suelo del apartamento.

A las seis de la mañana los soldados se marchan, no dicen absolutamente nada alas familias, dejan el apartamento desordenado, los muebles corridos, platos en el suelo, la ropa ha sido utilizada para limpiar el suelo, el Corán ha sido sacado de su funda y dejado en el váter.

La práctica de ocupar una casa de importancia “táctica” y mantener secuestrad=s a sus ocupantes es conocida en el ejército israelí como operación “Straw widow”. El ejército utiliza las casa ocupadas como lugar de observación y para colocar a sus francotiradores. Pueden ser reocupadas varias veces.

Aunque ahora el edificio Sharif, no está ocupado por el ejército, éste ha arrebatado varias casas más en Nablus durante una noche de explosiones y disparos esporádicos en la ciudad y en el campo de refugiados próximo (Balata).

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración RSS