En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Volver a la página Principal
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Comentar un artículo

En respuesta a:

Insumissia: somos así, qué le vamos a hacer.

Miércoles 2 de mayo de 2007

En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz.
Somos un conglomerado de personas y grupos antimilitaristas de todo el mundo, autogestionarios y asamblearios especialmente interesados en la  (...)


En respuesta a:

Insumissia: somos así, qué le vamos a hacer.

Martes 25 de noviembre de 2008

Tienen unos ideales loables pero totalmente fuera de este mundo. Hasta que media humanidad no evolucione del barbarismo en que se encuentra, no puede haber paz. No debe haberla, pues eso supondría tolerar ciertas cosas intolerables para todos nosotros.

Cuando digo media humanidad, me refiero la zona asiática, africana y sudamericana, principalmente, aunque con muy notables excepciones. Es una sobresimplificación, pero para que me entiendan. No me estoy refiriendo a Europa ni a Norteamérica (aunque ya sé que no son -somos- tampoco perfectos).

En el mundo en que vivimos desgraciadamente no podríamos sobrevivir sin la fuerza. Aunque el diálogo, negociación y diplomacia es una alternativa más que preferible en CASI todas las ocasiones, no es siempre factible.

No se puede razonar con alguien que no quiere escuchar. La palabra se combate con la palabra. La violencia con la violencia.

Vayan ustedes a dialogar con una tribu del África profunda que despedaza a machetazos a la aldea de al lado, simplemente porque les apetecía y no vieron motivo para no hacerlo.

Vayan ustedes a dialogar con un fanático musulmán que se hace estallar en mitad de un centro comercial atestado de civiles inocentes, simplemente porque son «infieles» y nosequién ha dibujado a su dios en un periódico.

Lo siento, pero hay lugares donde ya no vale hablar y llevarse bien. El único recurso que queda es luchar y ganar. Imponer el orden, la razón y la civilización. Por eso necesitamos a los militares. Es una verdad fea pero no por ello es menos cierta.

Por supuesto, no digo que no haya desalmados que se aprovechen para hacer maldades. Si un soldado aprovecha su posición de fuerza para asesinar a un hombre inocente, es un asesino (ya no un soldado) y debe ser juzgado por ello. Pero no afirmaremos que TODOS los soldados son asesinos. Esas generalizaciones suelen ser propias de fanáticos.

Aunque bueno, si estoy viendo por aquí que tenéis una sección llamada «anticapitalismo» y «legítima desobediencia», no puedo evitar pensar que algunos de los líderes de este movimiento son tan fanáticos y tienen tantos tejemanejes políticos ocultos, como todos aquellos de los que abominan. Me pregunto si por esto me censurarán....


Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.