En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Volver a la página Principal
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Solidaridad entre los pueblos
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Varios

Comentar un artículo

En respuesta a:

Alternativa Antimilitarista-MOC ante la invasión de Líbano

Declaración de AA-MOC.

Jueves 24 de agosto de 2006

No se puede vivir dignamente con puentes destruidos, barrios incomunicados, puertos bombardeados, el mar contaminado con petróleo de refinerías destruidas, el comercio y el entretenimiento aniquilado. Seguro que no te gustaría vivir aquello. En el Líbano hoy, ahora, sucede y se vive todo esto.  (...)


En respuesta a:

Alternativa Antimilitarista-MOC ante la invasión de Líbano

Lunes 21 de agosto de 2006

Se nota bastante que el comunicado está hecho cuando todavía no se sabía la noticia del alto el fuego, me parece a mí. Se podrían decir muchas más cosas.

Por otro lado, no me gusta que la crítica a la guerra se ventile con un párrafo en el que, encima, se recurre a términos que también están siendo utilizados por el llamado «eje del bien», de los gobiernos occidentales o fieles a ellos, para marcar la separación entre los buenos y los malos.

Con todo lo que ha pasado en esta guerra se podrían decir cosas de otra manera: los hechos de las últimas semanas muestran la inutilidad de la violencia como método para la resolución de cualquier conflicto. La destrucción, la muerte y el odio seguirán marcando la vida de muchas personas palestinas, libanesas o israelíes que siguen viendo muy lejos el objetivo de una vida digna y en paz.

Las reivindicaciones históricas del pueblo palestino en cuanto al final de la ocupación, el retorno de los refugiados y refugiadas, la liberación de personas presas, el derribo del muro o la exigencia de resonsabilidades penales al gobierno de Israel siguen estando más vigentes que nunca. El Líbano, por su parte, ve seriamente comprometida su soberanía no sólo por el gobierno de Israel sino por una fuerza internacional que, sometida a las presiones del gobierno israelí y norteamericano se limitará al mantenimiento de una situación que nunca podrá entenderse como una paz justa, que incida en la resolución de las causas del conflicto. La Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aparte de su dudosa credibilidad por la larga trayectoria de resoluciones incumplidas de este orgnismo, no tiene en cuenta las causas de la guerra y no aspira a la creación de una organización social y política que permita la vida digna de las personas afectadas por muchos años de matanzas, desplazamientos forzados, torturas, cárcel y represiones de todo tipo.

Además, se podría criticar explícitamente la posible intervención militar del ejército español, recordando que ningún ejército defiende la paz y que la respuesta a los conflictos no está en el recurso a la militarización internacional porque sus medios siguen estando basados en la violencia y la disuasión militar desde las que es difícil llegar a construir un orden justo; o recordar el agravio comparativo que supone insistir una y otra vez en el armamento que posee Hezbollá y no recordar que la mayor fuerza armada de la zona y la primera que debería desarmarse es la de Israel.


Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.