En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Navantia firma la venta de las cinco corbetas a Arabia Saudí

El grupo público de construcción naval Navantia calcula que el contrato ocupará a cerca de 6.000 trabajadores, directos e indirectos, durante cinco años.

Sección:Informativa
Sábado 14 de abril de 2018 0 comentario(s) 38 visita(s)

Aurora G. Mateache, larazon.es. Madrid.

El grupo público de construcción naval Navantia calcula que el contrato para construir cinco corbetas para Arabia Saudí, que se negocia desde 2015, ocupará a cerca de 6.000 trabajadores, directos e indirectos, durante cinco años, una vez que se firme.

Según Navantia, de ellos, más de 1.100 serán empleados directos de la compañía, más de 1.800 pertenecerán a empresas auxiliares del grupo y unos 3.000 corresponderán a otros suministradores.

El presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, ha destacado el "claro compromiso" con este contrato que han manifestado los responsables de Arabia Saudí durante la visita a Madrid del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.

García Vilasánchez también ha mostrado su satisfacción por el acuerdo firmado ayer por Navantia y la empresa estatal saudí SAMI (Saudi Arabian Military Industies) para crear una sociedad conjunta ("joint venture") en Arabia Saudí.

Esta sociedad será la suministradora e integradora de los sistemas de combate para los futuros contratos de programas navales en ese país.

Además, los ministros de Defensa de España y Arabia Saudí firmaron ayer un acuerdo para continuar los esfuerzos conjuntos en el sector de la defensa.

Ambos ministros expresaron su intención de completar y facilitar los procedimientos necesarios para firmar el contrato con Navantia para la construcción de las cinco corbetas.

"El acuerdo firmado entre los dos gobiernos demuestra este compromiso e impulsa aún más la pronta firma de este contrato", ha señalado García Vilasánchez.

Para el presidente de Navantia, el contrato de las corbetas es estratégico para la compañía y consolidaría su posición internacional, especialmente en Oriente Medio.
Visita oficial del príncipe heredero

Ayer, el Príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman Bin Abdulaziz Al Saud, en su primera visita oficial a España con motivo de su gira por Reino Unido, Estados Unidos y Francia, firmó un acuerdo por un precio inicial de 2.000 millones de euros.

En 2017, el Rey viajó junto a un nutrido grupo de empresarios con el mismo objetivo, pero según informaron fuentes de la compañía, el país del Golfo Pérsico buscaba créditos extranjeros para costear la venta. El heredero, y actual ministro de Defensa, dedicó un día oficial a España para presentar a Arabia Saudí como un país moderno que busca internacionalizar su economía para no depender exclusivamente de unos pozos de petróleo con caducidad, un plan bautizado como «Visión 2030». El heredero, de 32 años, ha sido tratado con todas las atenciones, empezando porque el Jefe del Estado le ofreció alojamiento en el palacio de El Pardo, en el que se instaló la noche del miércoles. Ayer, tras reunirse en el Palacio de la Zarzuela con Don Felipe, se ofreció un almuerzo en su honor en el Palacio Real, al que también asistió el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy –con quien además se entrevistó en La Moncloa– y demás miembros del Gobierno. Llamó la atención que, durante el besamanos, la delegación saudí no estrechaba la mano del heredero, ubicado entre Don Felipe y Doña Letizia. El motivo es porque allí se saludan con dos besos, no con la mano. También, a diferencia del proceder habitual, en esta ocasión no hubo discursos, ya que no es costumbre en Arabia Saudí. El almuerzo contó con la presencia del presidente de Navantia, Esteban García; del presidente de la Cámara de Comercio, Alfredo Bonet; de la de FCC, Esther Alcocer, o del consorcio del AVE Medina-La Meca, Jorge Segrelles, entre otros empresarios.

La Razón

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.