En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Desplazamiento forzoso: el menor de dos crímenes en Alepo (Mansour Omari)

Enab Baladi

Sección:Siria
Viernes 23 de diciembre de 2016 0 comentario(s) 1011 visita(s)

Mansour Omari, Enab Baladi in English, 16/12/2016

Después de un largo silencio ensordecedor y la inacción del mundo hacia los horrendos crímenes de Assad y Putin en la ciudad de Alepo, la comunidad internacional habló, exigiendo un crimen adicional.

Hoy empezó la puesta en práctica del acuerdo para permitir que se marche la poblacion de Alepo. Aunque este acuerdo salva de una masacre inminente a los que quedaron en las zonas controladas por la oposición en la ciudad de Alepo, refleja el acuerdo internacional sobre un crimen.

Salvar vidas es una prioridad urgente, por supuesto, pero la evacuación de la población de Alepo supone un crimen de guerra y un crimen contra la humanidad de desplazamiento forzoso, y la comunidad internacional y las Naciones Unidas lo están viendo. Este delito está prohibido por el «Derecho Internacional Humanitario», 7 resoluciones del Consejo de Seguridad y otros acuerdos internacionales. Estos principios teóricos de las Naciones Unidas e internacionales de protección resultaron inútiles para ayudar a las personas de Alepo a evitar ser desplazados forzosamente de sus tierras. Todos esos principios fueron reemplazados por un solo principio: «Assad, o quemamos el país», que fue lanzado por el régimen sirio en los primeros días del inicio de las reivindicaciones populares legítimas en Siria en marzo de 2011.

El régimen sirio y sus aliados impusieron un estrecho bloqueo en las zonas de la oposición en Alepo, y lanzaron una violenta ofensiva militar contra ellos. La Fuerza Aérea de Rusia y su experiencia, así como grupos militantes sectarios, entre ellos el «Hezbollah» libanés y el «Movimiento Nujabaa» iraquí dirigido por un oficial iraní, contribuyeron a esta campaña de terror contra los sirios en Alepo.

El asedio, los bombardeos de artillería indiscriminados y los intensos ataques aéreos rusos mataron y desplazaron a miles de civiles, incluidos niños y mujeres. El bombardeo destruyó la infraestructura de la zona y se dirigió a escuelas, hospitales y estructuras civiles.

El régimen y sus aliados siguieron la política de tierra quemada y bombardeos indiscriminados, con el propósito de destruir la infraestructura en las áreas controladas por la oposición y aterrorizar a los civiles. Esta campaña de terror llevó al desplazamiento de decenas de miles de personas que huyeron hacia las zonas del régimen para escapar de su bombardeo y el resto de alrededor de 70 mil civiles quedaron atrapados en un lugar muy pequeño y sometidos a bombardeos bárbaros sin descanso, que incluso utilizan armas prohibidas internacionalmente.

El silencio de la comunidad internacional contra este horrible crimen suscita la sospecha de la existencia de un acuerdo previo sobre la decisión de permitir que el régimen sirio tome la ciudad de Alepo. Las facciones armadas de oposición y grupos alrededor de Alepo, también guardaron silencio y no hicieron nada para salvar a los civiles atrapados ni siquiera para atacar a las tropas que los sitiaban. Las poblaciones árabes, islámicos y occidentales también guardaban silencio.

Los civiles que permanecían en el sitiado Alepo perdieron la esperanza de ser rescatados de una eminente masacre y llegaron al convencimiento de que nadie en el mundo haría nada para protegerlos de la máquina asesina sirio-rusa.

La gente de Alepo aceptó ser desplazada por la fuerza. Acepto un crimen adicional contra ellos, y aceptó el menor de los dos crímenes. En ese momento, comenzó a llamar a quienes les escuchaban para asegurar corredores seguros para poder escapar de la masacre.

Los países árabes y europeos han sido testigos de protestas y eventos en defensa de la población de Alepo. Religiosos, parlamentarios, organizaciones internacionales y gobiernos y jefes de Estado condenaron los crímenes rusos y sirios y exigieron que se detuvieran y proteger a los civiles o asegurar la salida a donde quisieran.

Turquía y Rusia han llegado a un acuerdo para asegurar un corredor seguro para la población de Alepo, después de que Rusia también recibiera exigencias de los gobiernos europeos y estadounidense para que asumiera la responsabilidad de proteger a los civiles.

El régimen sirio y el gobierno ruso son los únicos que supervisaron el desplazamiento. Ni las organizaciones internacionales, ni otros gobiernos, ni siquiera las Naciones Unidas interfirieron en los procedimientos del desplazamiento. Aunque Rusia pidió a la ONU que ayudara en la evacuación de civiles. Rusia y el régimen sirio serán los responsables de este crimen.

Después de que el régimen de Assad complete su control en las áreas de oposición en Alepo, las víctimas podrían perder una cantidad tremenda de evidencia tangible de los crímenes cometidos por el régimen y sus aliados en su contra. Assad enterrará la evidencia con los restos de las víctimas de sus crímenes.

Lo que queda es un llamamiento para recopilar y preservar las pruebas disponibles y documentar este crimen, hasta el momento en que Siria sea remitida a la Corte Penal Internacional. La impunidad causada por la falta de pruebas, equivale a otro delito contra las víctimas.

JPEG - 295.6 KB

Fotografías aéreas de los convoyes para evacuar a los heridos de la sitiada ciudad de Alepo a la campiña occidental de Alepo, 15 de diciembre de 2016 (Aleppo media center)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.