En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Declaración de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad: Alepo está diciendo adiós a la Humanidad

wilpf.org

Sección:Siria
Jueves 15 de diciembre de 2016 0 comentario(s) 2423 visita(s)

Si usted es una persona activa en Twitter o Facebook y sigue las noticias mundiales, éste no será probablemente el primer texto que haya leído sobre lo que está sucediendo actualmente en Alepo. Pero si lo es, entonces prepárese para lo peor antes de leer lo que sigue.

La ciudad siria septentrional de Alepo ha sido una zona clave de la guerra en Siria durante los últimos cuatro años. Sin embargo, el desarrollo de la guerra desde julio del año 2016 ha provocado una serie de puntos de inflexión consecutivos en la historia de la ciudad que le han conducido a su catástrófica destrucción esta semana. Desde que el dictador sirio y sus aliados extranjeros, incluyendo a Rusia e Irán, rodearon definitivamente la parte oriental de la ciudad en septiembre pasado, Alepo ha sido testigo de los bombardeos aéreos más implacables e indiscriminados desde que la revolución pacífica se transformó en un conflicto sangriento.

Fuentes locales e informes internacionales han dibujado un patrón sistemático de atentados con armas explosivas por el régimen sirio y sus aliados que han tenido como objetivo especialmente las instalaciones médicas y escuelas, lo que ha traído consigo un número extremadamente alto en las cifras de muertes civiles. El uso de armas explosivas en Alepo, incluyendo dispositivos explosivos improvisados, como bombas de barril, así como armas prohibidas como las armas químicas, bombas de racimo e incendiarias, han destruido la infraestructura civil y han provocado una crisis humanitaria. Mientras más de 250.000 civiles han quedado atrapados bajo el asedio impuesto por el régimen desde julio de 2016, las necesidades básicas como alimentos, combustible y medicamentos han sido negadas y la privación de las mismas se ha utilizado como arma de guerra, obligando a los civiles a confiar en el mercado negro para sobrevivir.

TODAVÍA, OTRO PUNTO DE INFLEXIÓN

Los acontecimientos de esta semana constituyen otro punto de inflexión para Alepo. Medios de comunicación locales han informado acerca de ejecuciones masivas de civiles en las calles de Alepo, incluyendo la inmolación de varias mujeres. Naciones Unidas ha informado de que las fuerzas progubernamentales sirias han estado entrando en casas de Alepo oriental matando a quienes estaban dentro. También han informado de que tenía «pruebas fiables de que en cuatro zonas, 82 civiles fueron ejecutados en el acto.» También hay informes del reclutamiento forzoso de varones para el ejército sirio, lo que es normal aunque a menudo se pasa por alto como una forma de violencia de género. Un portavoz de Naciones Unidas ha descrito la situación como un «colapso total de la humanidad».

A pesar de que muchos informes y fuentes están por confirmar, cabe pensar que la persecución y las represalias, por medio de violaciones, arrestos, detenciones, desapariciones forzosas, torturas y asesinatos puedan ser reales, conociendo la historia del régimen de Assad de violaciones de los derechos de los civiles y prisioneros de guerra.

LAS MUJERES SIGUE SIENDO AFECTADAS EXAGERADAMENTE EN ALEPO

Una vez más, las mujeres sufren de manera desproporcionada y están en grave peligro. Según fuentes locales no confirmadas, varias mujeres se suicidaron por temor a ser violadas u otras formas de abuso sexual por las fuerzas progubernamentales. Además, y en medio de la escasez de alimentos, las mujeres embarazadas y lactantes se enfrentan a consecuencias sobre su salud que amenazan su vida. Algunas mujeres han muerto de hambre. Mientras que muchas mujeres se han convertido en el único sostén de sus familias, la escasez de alimentos y medicamentos está haciendo que sea difícil para ellas asegurar las necesidades básicas de su entorno. Sin toallas sanitarias o agua limpia, las mujeres también se ven obligadas a tomar medidas insalubres durante sus ciclos menstruales, causando complicaciones de salud graves e infecciones.

EL FRACASO DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Una no puede sino preguntarse: ¿dónde ha estado la comunidad internacional a lo largo de este tiempo? La respuesta es evidente. La comunidad internacional ha estado allí todo el tiempo; organizaciones humanitarias impotentes frente a la intransigencia del Estado; líderes mundiales mirando con insolencia y siendo testigos de las peores atrocidades que se convierten en crímenes de guerra y contra la humanidad, mientras están demasiado ocupados, redactando condenas que expresen su preocupación.

La crisis en Alepo no ha salido a la luz esta semana; se trata de una crisis prolongada, manifestación de la incapacidad colectiva y la falta de acción de la comunidad internacional. Los líderes mundiales han hecho poco, por no decir más, para poner fin a la masacre y el desplazamiento de civiles sirios. La mayoría de ellos han estado involucrados en el empeoramiento de la situación, ya sea mediante el apoyo a los criminales de guerra o por la participación en el comercio de armas con Siria.

Esta crisis no es más que un microcosmos de cómo las potencias mundiales están dando forma a la dinámica del sistema multilateral contemporáneo: grandes potencias militarizadas adoptan una diplomacia poco ética e inhumana que tolera violaciones graves de los derechos humanos con el fin de recoger los beneficios de la guerra y la violencia o para lograr algún objetivo geoestratégico o militar. Alepo no será la única víctima de esta política, al igual que en 1995 y 1982 Srebrenica o Hama no fueron las últimas ciudades en ser aplastadas por la violencia estatal y la indiferencia internacional. Mientras los criminales de guerra sigan impunes por sus crímenes contra la humanidad, la esperanza de la justicia, de la exigencia de responsabilidades y la compensación a las víctimas sigue siendo tenue.

REDISEÑAR LAS ESTRATEGIAS DEL MOVIMIENTO FEMINISTA ES UN DEBER

La Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad cree firmemente que la comunidad internacional tiene que revisar su postura, para luchar contra la total impunidad por las graves violaciones de los derechos de los civiles en Siria. Llamamos a las organizaciones por los derechos humanos internacionales y los sistemas multilaterales para que vayan más allá de la condena y la presentación de informes y se adopten medidas eficaces y sostenibles para salvar las vidas de millones de civiles sirios. La ONU tiene un plan de evacuación de Alepo. La comunidad internacional debe ayudar a proporcionar un pasaje seguro para las personas atrapadas en Alepo.

También creemos que el movimiento pacifista y feminista tienen el deber de reagruparse y desarrollar estrategias para cambiar estas horribles realidades. No debemos ser observadoras pasivas,mientras el mundo está en llamas. Entendemos que hay maneras de prevenir este conflicto, a través de la cooperación, la conciliación, la construcción de la paz y el desarme y el control de armas. Ahora nos enfrentamos con la destrucción total de una ciudad antigua, la muy grave violación de los derechos humanos y una catástrofe humanitaria de proporciones casi sin precedentes. No podemos seguir diciendo «nunca más». Tenemos que trabajar para garantizar ese “nunca más”, ahora.

14 de diciembre de 2016


Publicado originalmente en el sitio web de Women International League for Peace and Freedom

La Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad (LIMPAL; WILPF en inglés) es una organización no gubernamental, pacifista y feminista, fundada en La Haya en abril de 1915. Tiene dos oficinas internacionales —su sede central en Ginebra y la oficina en las Naciones Unidas, en Nueva York— y secciones nacionales en 32 países. Es la organización femenina pacifista más antigua del mundo. Dos de sus miembros fundadoras, las sufragistas Jane Addams y Emily Greene Balch recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1931 y 1946, respectivamente.

Entre sus objetivos está «unir a mujeres de diferentes opiniones políticas y diversos puntos de vista filosóficos y religiosos dispuestas a estudiar y difundir las causas de la guerra y a trabajar por la paz permanente» y a quienes se oponen a la opresión y la explotación.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.