En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La Objeción de Conciencia en Colombia: una historia en movimiento

Rompiendo Filas

Sección:Objeción de conciencia
Jueves 2 de septiembre de 2004 4 comentario(s) 8943 visita(s)

Rompiendo Filas, Chile (Ver sección de enlaces)

Los antecedentes de la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio en Colombia se remontan al primer Congreso Obrero de 1924, cuando una dirigente del sindicato obrero de La Dorada, Carlota Rua, reclamó el hecho de que el servicio militar fuera obligatorio para los jóvenes obreros y campesinos. Años más tarde, durante la guerra con Perú, un grupo de mujeres objetó públicamente que sus esposos y sus hijos fueran reclutados.

A finales de la década de los ochenta y principios de los noventa el tema de la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio adquiere madurez cuando se organiza un comité impulsor compuesto por personas e instituciones, que desde la filosofía de la noviolencia fomentan el reconocimiento de la Objeción de Conciencia como un derecho según lo establecía las Naciones Unidas en la resolución E/CN/4/1987/173 del 10 de Marzo en Ginebra Suiza, y donde Colombia voto a favor. Durante el año de 1991 en el marco de la Asamblea Nacional Constituyente, la propuesta de Objeción de Conciencia al Servio Militar se difundió de manera que algunas subcomisiones acogieron el tema.

También se realizaron diferentes actividades como marchas, ruedas de prensa, movilización de colegios y un plebiscito de 6.000 firmas que se entregaron a la secretaria de la Asamblea Nacional para que el tema fuera incluido. Finalmente, aunque de manera indirecta, quedó contemplada la Objeción de Conciencia en el artículo 18 de la Constitución Nacional que consagrada la libertad de conciencia, creándose una contradicción que hasta ahora no ha sido resuelta con el artículo 216 que obliga a todos los colombianos al servicio militar. Esta ambigüedad ha hecho que diferentes jóvenes hayan sido condenados por la jurisdicción penal militar después de negarse a cumplir con la prestación del servicio militar. Así ocurrió en 1991 con Mauricio Murillo, Germán Montenegro y rolando Chara quienes siendo Testigos de Jehová se negaron a empuñar voluntariamente un arma y a vestir un uniforme, por lo cual fueron acusados de desobediencia civil (el Tiempo, febrero 2, 1991)

En 1994 Luis Gabriel Caldas León fue encarcelado cuando expresó ante la dirección de reclutamiento su negativa de no prestar el servicio militar por razones pacifistas y noviolentas, declarándose públicamente objetor de conciencia. Por este acto terminaría en la cárcel acusado de desertor según el Tribunal Superior Militar imponiéndole una pena de siete meses. Durante su encarcelamiento fue acompañado por Amnistía Internacional y apoyado por distintas organizaciones de derechos humanos en el mundo mediante Acciones Urgentes presentadas al gobierno Colombiano.

Por este mismo año en Medellín, Hamilton Chica Bohórquez con 15 años y de octavo grado del Liceo Marco Fidel Suárez, fue asesinado cuando junto con sus compañeros gritaban: ?No al servicio militar obligatorio...No queremos ser asesinos del Pueblo? (Cambio 16, Noviembre, 1994) Esto ocasionó una sucesión de disturbios que afectaron la vida de los estudiantes, sus familias y la institución escolar, llevándolos a adoptar una posición de objeción colectiva. Durante cinco años no fueron reclutados por el ejercito nacional jóvenes de este plantel.

En se consolido el Programa de Formación para Hacedores de Paz de Justapaz y el Seminario Bíblico, ambas instituciones de la Iglesia Menonita de Colombia, el cual tenia el objetivo de formar jóvenes objetores de conciencia, buscar aplazamientos a la prestación del servicio militar obligatorio y posterior exención con base en el art. 29 literal d) de la Ley 48/93 y ley 133/94 que reglamentó el art. 19 de la constitución que consagra el derecho de libertad religiosa y de culto. Por esta vía encontramos dificultades para lograr los aplazamientos y exenciones, de tal manera que hubo la necesidad de iniciar un proceso haciendo uso de todos los mecanismos jurídicos internos para solicitar el cumplimiento de la ley para la libertad religiosa en relación a la obligatoriedad del servicio militar obligatorio. Vivimos un proceso de tres años largos iniciando con derechos de petición, actos administrativos frente a la Dirección de Reclutamiento y Consejo de Estado, instauración de acciones de tutela frente a los jueces de las diferentes disciplinas y finalmente los pronunciamientos de las altas cortes reconociendo el derecho pretendido.

Estos son algunos ejemplos de lo que han vivenciado aquellos jóvenes, hombres y mujeres que porrazotes filosóficas, éticas, religiosas y políticas han rehusado prestar el servicio militar. A través de los años el reconocimiento de la objeción de conciencia al servicio militar ha tenido una dinámica discontinua, pero que está enraizada en unos modos de pensar y obrar que promueven la formación de ciudadanos responsables, autónomos y comprometidos con la construcción de la paz y la democracia. Sin embargo, es inevitable pensar en las implicaciones que tienen esta clase de posiciones en el marco de un Estado autoritario que recorta las libertades individuales y, que al contrario, busca su legitimidad mediante el uso y abuso de la fuerza. La situación es mas compleja pues la objeción de conciencia no se reduce al servicio militar, sino que nos encontramos con las diferentes modalidades de vinculación forzada de niños, niñas y jóvenes que practican los grupos insurgentes y paramilitares. Hoy muchos jóvenes viven situaciones en las que tienen que enfrentarse con la obligatoriedad del servicio militar o el reclutamiento forzado por parte de los grupos armados. Algunos creemos desde nuestra convicción noviolenta antimilitarista que podemos resisitir a esta guerra y trasformar las estructuras que la causan, poniendo nuestras acciones al servicio de la paz, la justicia social y la democracia.

Aunque los últimos años el trabajo en objeción de conciencia ha sido intermitente y aislado, se podría enumerar varios espacios, redes y acciones que buscan divulgar y consolidar una propuesta de objeción de conciencia en Colombia.

Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado:

Se creó desde 1999 convirtiéndose en un espacio interinstitucional actualmente conformado por nueve Organizaciones No Gubernamentales de orden nacional e internacional. Todas las organizaciones pertenecientes a la Coalición tienen años de experiencia en el área de los derechos del niño en Colombia y algunas han trabajado el tema de la niñez y el conflicto armado. Coalición Colombia tiene como objetivo fundamental lograr que en el país ningún niño, niña o joven menor de 18 años esté vinculado directa o indirectamente a cualquiera de las fuerzas armadas gubernamentales, para estatales o insurgentes, prevenir que esto ocurra y propender porque las instituciones del Estado y las No Gubernamentales que se encargan del tema emprendan acciones integrales para la atención a los y las menores que se desvinculan del conflicto armado interno.

Acción colectiva por la objeción de conciencia:

En el 2000 se creó el trabajo en red llamado Acción Colectiva por la Objeción de Conciencia en Colombia la cual está compuesta por varias organizaciones (Colectivo por la Objeción de Conciencia de Bogotá, Justapaz, Juventud Trabajadora Colombiana, Fundación Creciendo Unidos) y personas independientes que se articularon para fortalecer el trabajo de formación, acción y divulgación entorno a la objeción de conciencia. A partir del año 2003 ACOCC se organizó entorno a tres líneas de trabajo (desmilitarización de la sociedad, comunicación alternativa, y alternativas al modelo económico), y se conformó la escuela de formación ?Alternando Resistencias? con jovenes de diferentes organizaciones y localidades de la ciudad de Bogotá.

Campaña juventudes desde la noviolencia activa

Resistiendo a la guerra: Es una campaña compuesta por organizaciones de Medellín, Cali, bogota y Sincelejo, la cual busca visibilizar la posición de rechazo y resistencia a la guerra de los y las jóvenes, desde las acciones simultáneas coordinadas de las diferentes regiones y organizaciones participantes de la campaña, para generar una corriente de opinión que incida en el contexto nacional y local. Mediante el intercambio de experiencias, pasantias, encuentros, participación en redes hemos venido consolidando un movimiento nacional de objetores de conciencia con la participación de organizaciones, iglesias y personas en Bogotá, Medellín, Sincelejo, Cali y Cauca. Para este año se han realizado dos asambleas que buscan fortalecer dicho movimiento mediante encuentros de análisis e intercambio sobre la coyuntura legislativa con el fin de desarrollar una estrategia integral tendiente a la realización del derecho humano a la objeción de conciencia a cualquier forma de militarismo y en particular, al servicio militar obligatorio.

Ideas para la promoción del reconocimiento de la Objeción de Conciencia

La objeción de conciencia es un derecho inherente a cada persona y constantemente hacemos uso de él, ya que es un derecho que invade nuestra vida cotidiana, social y política. Colombia necesita una profunda reforma a la ley de reclutamiento donde pueda ser incluida la Objeción de conciencia como derecho fundamental. Pero esto no es posible mientras la militarización de la vida cotidiana sea una constante en todos los ámbitos políticos y públicos. Además, es imprescindible repensar dentro del conflicto armado nuevas estrategias de transformación social que busque desde la noviolencia. Con la experiencia y los aprendizajes alcanzados en estos años en este movimiento de ideas y retos quisiera sugerir acciones que podemos ejercer, son las siguientes:

1. Promover la declaratoria pública de Objetores de Conciencia que están siendo obligados a vincularse al ejercito nacional: estudiantes, campesinos, afrocolombianos, desempleados, indígenas generando con ello opinión pública y acciones de solidaridad de los organismos de derechos humanos con incidencia en al ámbito nacional e internacional.

2. Diseñar conjuntamente con entidades de derechos humanos, organizaciones juveniles, eclesiales, exmagistrados y magistrados, congresistas, organizaciones sociales y populares, un proyecto de ley sobre objeción de conciencia, proceso que debe estar acompañado de foros, talleres, movilizaciones...

3. Solicitar de inmediato al gobierno nacional que cese la vinculación forzosa de jóvenes desplazados, campesinos e indígenas a las filas del ejercito, una vez que ellos se encuentren en emergencia humanitaria y no pueden seguir siendo objeto de violaciones a sus derechos fundamentales.

4. Participar o crear una gran campaña nacional de rechazo a la guerra y a sus excesivos gastos militares, denunciando los costos humanos y el abandono sistemático a los gastos sociales, necesarios para tener una vida digna.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • > La Objeción de Conciencia en Colombia: una historia en movimiento

    2 de septiembre de 2004

    El problema real que subyace al conténido de este artículo, es un problema de tipo social. Para que necesitamos que nuestros jovenes se vinculen a un ejercito, llamese regular, para militar o guerrila, sino es para combatir el resultado de problemas sociales creados por individuos que se enriquecierón sobre la ignorancia de los demás.

    Estos jovenes son el resultado de la pobreza y del estrangulamiento de posibilidades de inserción a una sociedad productiva.

    El estado como los diferentes actores saben que cuando se raya en la dignidad de una persona son ¨objetos¨ fáciles de ser utilizados para defender intereses mezquinos.

    Afortunadamente la mujeres de nuestro pais han tomado conciencia de la situación y no están dispuestas a que sus hijos vayan a engrosar las filas de la guerra por un puñado miserable de pesos (100 a 200 dólares/mes) y plantean otra manera de solucionar los problemas, participando y generando nuevas formas de combatir con ideas y acciones que conlleven al cambio de la clase dirigente que lleva más de 100 años en el poder.

    Gracias



  • > La Objeción de Conciencia en Colombia: una historia en movimiento

    14 de marzo de 2005

    Pereira, 14 de marzo de 2005.

    Señores: Jóvenes Objetores de Conciencia.

    He leído su artículo y me han quedado alguna inquietudes que por infortunio no he podido sortear. Hay en Pereira alguna parte donde pueda encontrar información directa sobre ésto?.

    Mil gracias.



    • > La Objeción de Conciencia en Colombia: una historia en movimiento

      28 de noviembre de 2007, por  hotmail.com">Una objetora de conciencia

      En Pereira esta la iglesia menonita que puede acompañarlo en preoceso de ser un@ objetor de conciencia al servicio militar. o aca tiene un correo para que se pueda comunicar o adquirir mas informacion. edilsagu hotmail.com

      eshesa_6hotmail.com



  • La Objeción de Conciencia en Colombia: una historia en movimiento

    28 de noviembre de 2007, por  hotmail.com">Una o.c

    Quiciera que l@s personas que construyeron esta hermosa pagina me mantuvieran enterada de las actividades,documentos, marchas, protestas que realizan, me encantaria tener mas contacto con todas y todos l@s o.c convencid@s!. yo soy de la comunidad cristiana menonita de colombia. les cuento qeu este jueves 29 de nov tenemos un taller para l@s jovenes de diferentes iglesias para instruirl@s a serca de la objecion de conciencia al servicio militar y la no-violencia activa, y el 4 de diciembre haremos una protesta pacifica contra la reclusion de los jovenes al ejercito. Gracias por crear esta pagina. que viva la paz y la no violencia! Una o.c!


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.