En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Solidaridad Internacional y Ocupa Wall Street

El Fusil Roto No 90

Sección:Costa de Marfil
Lunes 23 de enero de 2012 0 comentario(s) 1487 visita(s)

Isham Christie

Desde que tuvo lugar el brutal desalojo del campamento de Ocupa Wall Street en la Plaza de la Libertad, existen muchas dudas sobre el futuro del movimiento. El desarrollo rápido del Movimiento supuso dos meses de acciones casi constantes, arrestos y actividad. Lo que construimos durante esos dos meses, desde el 17 de septiembre hasta el 17 de noviembre, está pasando a ser un movimiento a largo plazo. Una manera importante de avanzar es coordinando todos los movimientos de ocupación. Puesto que el Movimiento de Indignados abarca todo el planeta (incluyendo Japón, Pakistán, Corea del Sur, Brasil, Canadá, etc.) está empezando a emerger un fuerte sentimiento de solidaridad internacional. Y son estos vínculos políticos y personales los que están sentando las bases para una transformación de la solidaridad mundial y el trabajo contra las guerras.

La mayoría de los participantes en Ocupa Wall Street y del Movimiento de Indignados tuvieron su inspiración en la Primavera Árabe. La ayuda militar dada al ejército egipcio por parte de los EEUU demuestra el imperialismo estadounidense, en especial para con los recién politizados. El intenso apoyo al movimiento egipcio hace la ayuda militar estadounidense aún más exasperante. Se están construyendo verdaderos vínculos de solidaridad entre el movimiento de Ocupa Wall Street y Egipto a través de relaciones personales, cartas de apoyo y de acciones coordinadas entre Ocupa Wall Street y los activistas egipcios en EEUU. El movimiento de los Indignados se ha enfrentado a una buena cantidad de gas lacrimógeno, así que el hecho de tomar como objetivo la empresa Combined Systems Inc., con sede en EEUU, y cuyo gas lacrimógeno se está utilizando contra los manifestantes egipcios, es un vínculo fuerte.

El proceso de vincular los movimientos populares internacionales ha conseguido mucho en los últimos dos meses. Se están desarrollando vías para debatir el movimiento mundial, desde el uso de distintos métodos en internet como takethesquare.com que significa tomalaplaza.com y occupytogether.com que significa ocupemosjuntos.com, hasta reuniones mundiales cara a cara. A principios de noviembre 2011 se celebró un Foro de los Pueblos en Niza, Francia. Descrito como una cumbre alternativa al G-20 que se celebraba esos días en Cannes, todos aquellos involucrados en la lucha popular de todo el mundo estuvieron presentes. Gente llegada de España, Senegal, Grecia, Túnez, Egipto, Israel, Bruselas, Inglaterra, Italia, Portugal, Canadá, Alemania y EEUU se reunieron para coordinar, protestar, compartir, aprender y, finalmente, para construir un movimiento mundial para el cambio social. Algunos de los organizadores de Ocupa Wall Street, incluyéndome a mí, tuvimos la suerte de asistir.

El punto culminante de la conferencia fueron dos asambleas generales mundiales traducidas al francés, español, inglés y árabe. Cada país dio breves actualizaciones sobre dónde se encontraba el movimiento en nuestros respectivos países. A pesar de las diferencias locales, se vio una unidad extraordinaria en la asamblea general mundial. Todos estamos luchando por objetivos muy similares. ¿Cuáles eran los problemas sociales que los distintos movimientos trataron? La deuda soberana, la precariedad laboral, una vivienda cara, la privatización, la austeridad, la guerra, el desempleo, la falta de una democracia real, el aumento del coste de la educación y el efecto dañino de los bancos en la vida de mucha gente. ¿Te suena? Es notable la cantidad de problemas sociales comunes a muchos países del mundo, y es algo que demuestra que los problemas a los que nos enfrentamos no se deben a unos cuantos compinches o malos políticos, sino que son problemas sistémicos. Esto permite crear un fuerte movimiento internacional; un movimiento mundial de oposición para romper la lógica del capital. Los fallos del capitalismo mundial están empezando a aflorar.

El fracaso generalizado de las instituciones sociales y económicas para mantener a la gente establece las condiciones idóneas para crear instituciones alternativas. Los movimientos se centran cada vez más en crear instituciones alternativas con valores basados en la igualdad, la solidaridad y la participación. De este movimiento están surgiendo alternativas al capitalismo y la coordinación mundial supone, entre otras cosas, aprender lecciones de experiencias pasadas y presentes. Dichas lecciones nos enseñan cómo debemos oponernos a la injusticia existente y también cómo debemos construir instituciones alternativas para cambiar las condiciones y la calidad de nuestras vidas. Los mecanismos para una discusión internacional ayudan a pensar de manera colectiva y global sobre cómo luchar y cómo construir. La revolución mundial y las alternativas al capitalismo ya no son palabras sagradas, sino un sentimiento de poder colectivo en el cual se siente la determinación. El 1% tiene sus cumbres y ahora también el 99% restante.

En sólo un par de días, y a pesar de las barreras lingüísticas, se trataron muchos temas importantes y se compartieron tácticas muy útiles en el Foro de los Pueblos. En nuestro debate con los Indignados de España hablamos sobre su práctica de tomar un edificio y utilizar los pisos más altos para albergar a gente sin hogar y la otra mitad para la infraestructura del movimiento. Este modelo satisface las necesidades de la gente y a la vez construye la infraestructura del movimiento. También nos informaron de los detalles a la hora de organizar marchas largas pues ellos tuvieron la experiencia cuando marcharon, antes del 15 de octubre, desde España hasta Bruselas. Los egipcios que participaron en la Plaza de Tahrir nos aconsejaron sobre cómo mantener la seguridad en una plaza abierta, un problema recurrente en acampadas abiertas. También hablamos con gente de Ocupa Londres sobre cuestiones de procedimiento en las asambleas generales y el papel que juegan el consenso colectivo y la autonomía del trabajo en grupos en la toma de decisiones del movimiento. El papel que juegan los sindicatos, las organizaciones y las ONG es un tema recurrente que también fue tratado en el foro. Y por último, hablamos en detalle con estudiantes de la Sorbona que estaban preocupados por empezar, en una semana más o menos, una ocupación en París. Compartí con ellos la ansiedad inicial que sentí antes de Ocupa Wall Street. Tras hablar, su ansiedad inicial dio paso al entusiasmo por la posibilidad que tenían ante sí.

Hay momentos en la lucha en los que la solidaridad pura da paso a la ayuda mutua; momentos en los que los circuitos de inspiración fuerzan el límite de lo que es posible. Ocupa Wall Street en parte tuvo lugar por la ola inspiradora de las luchas sociales en Túnez, Egipto, España y demás. Nos llena profundamente de humildad y felicidad el ayudar a devolver la ola de inspiración a los mismos lugares que nos dieron esperanza. La Cumbre de los Pueblos en Niza muestra que existe un movimiento mundial, que cada ciudad, nación o región no está sola, sino que estamos todos juntos luchando por un mundo mejor. Esta labor de construcción de solidaridad internacional continúa. Grupos de trabajo de solidaridad internacional están surgiendo en acampadas y movimientos a lo largo de EEUU y de todo el mundo. Estamos planeando una asamblea general mundial en Túnez a finales de marzo de 2012. Si la crisis económica es mundial, también lo es su resistencia. Vamos a continuar coordinando, comunicándonos, aprendiendo y actuando al unísono. El movimiento está creciendo. Cada vez está más coordinado. La resistencia es mundial y ¡en el horizonte se visualiza una revolución internacional!

Traducción: Nayua Abdelkefi

Publicado en El fusil roto, Diciembre de 2011, No. 90

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.