En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Deudocracia, un documental griego sobre la crisis

Excelente documental sobre la deuda griega y las contraprestaciones exigidas (como la compra de armamento)

Sección:Informativa
Martes 5 de julio de 2011 0 comentario(s) 2538 visita(s)

Los llamados «rescates» de países no están destinados, como cabría suponer, a atender las necesidades de una población en apuros, sino a que el país «rescatado» haga frente al pago de los intereses de una deuda contraída con entidades financieras sin escrúpulos. Esas «ayudas» están condicionadas a aplicar medidas de ajuste que ahogan aún más a la población, e incluso, en el caso de Grecia, a contraprestaciones como la adquisición de armamento, que no hacen sino incrementar el déficit. El dinero de los nuevos préstamos acaba así en manos de los causantes de la crisis y de los fabricantes de armas. No son rescates, son estafas en toda regla.

Acceso a la película subtitulada en castellano: http://www.tlaxcala-int.org/cine/debtocracy.asp?subt=es

Dirección y guión: Katerina Kitidi y Aris Chatzistefanou

Investigación científica: Leonidas Vatikiotis

Animación: Magda Plevraki y Sokratis Galiatsakos

Música: Giannis Agelakas, Ermis Georgiadis y Aris RSN

Montaje: Aris Triantafillou

Cámaras: Aris Papastefanou y Julia Reinecke

Coloración: Thanos Tsantas

Relaciones públicas: Michalis Alimanis

Colaboradores: Aggeliki Gaidatzi, Fani Gaidatzi, Ioulia Kileri y Margarita Tsomou

Producción: Costas Efimeros. 2011 - BitsnBytes.gr

Película original: http://www.debtocracy.gr

Edición de subtítulos en varios idiomas: Tlaxcala


Entrevista con Aris Hatzistefanou, creador de Deudocracia, el documental subversivo sobre la crisis financiera que ha sacudido a la opinión pública griega

Por Stanislas Jourdan, owni.eu, 6 de mayo de 2011

“Nuestro gobierno nos ha llamado vagos y nuestros acreedores “PIIGS”[1], como al resto de los países periféricos de la UE. Nuestros ministros han tratado de convencernos de que todos hemos tomado parte en esto”.

Aris Hatzistefanou, de 34 años, está acostumbrado a hacer reportajes incómodos. Periodista desde la adolescencia, su programa infowar en Sky Radio fue suprimido tras una prolongada presencia en antena al mismo tiempo que salía a la luz Deudocracia, su documental para invitar a la reflexión.

Nacido en Atenas, Hatzistefanou comenzó su carrera en Sky Radio, considerada la emisora más popular de Grecia. Su último proyecto fue contemplado por un millón de personas y dio lugar a una campaña nacional de éxito para realizar una auditoría de la deuda pública del país. OWNI se ha entrevistado con el creador de este documental subversivo que ha sacudido a la opinión pública.

¿Cómo nació Deudocracia?

La idea surgió durante un programa de Sky Radio sobre cómo estaba respondiendo el presidente de Ecuador a la enorme deuda del país. Llevó a cabo una simple auditoría financiera de la deuda soberana y llegó a la conclusión de que otros países estaban utilizando a Ecuador como “esclavo”, al igual que se había hecho anteriormente con Argentina y con muchos otros países. La administración impuso un recorte del 70% a sus acreedores.

Entretanto, en Grecia, algunas personas buscaban apoyos para una iniciativa similar, y mi programa de Sky Radio estaba teniendo un gancho tremendo. Muchas personas parecían preguntarse si podríamos hacer lo mismo en nuestro propio país.

Katerina Kitidi –redactora jefe de TV XS– y yo decidimos producir el documental. Nos enfrentamos con un grave problema de financiación, pero, por razones obvias, no queríamos pedir dinero a ningún partido político, empresa o —peor aún— banco, por lo que recurrimos a la financiación popular.

Funcionó muy bien, ya que recaudamos 8.000 euros en sólo 10 días, lo que constituye una cifra sin precedentes para un país como Grecia, que se enfrenta a una grave crisis económica.

Al principio, este proyecto iba a ser un simple vídeo destinado a YouTube. Pero numerosos profesionales (músicos, editores de vídeo) se ofrecieron a ayudarnos, y muchas personas realizaron donaciones, con lo que se convirtió en un verdadero documental. El dinero sobrante se invirtió en la promoción de la película. Comenzamos con dos personas, pero al final han terminado trabajando en el proyecto como mínimo 40.

Katerina Kitidi y Aris Hatzistefanou

¿Qué acogida ha tenido Deudocracia hasta ahora?

Tuvimos más de medio millón de visitas en menos de una semana, y ya estamos llegando a las 700.000. A pesar de su éxito, la prensa griega no ha publicado ni una sola palabra sobre él. Al ver que habíamos tenido medio millón de visitas, no podían fingir que no existía, y algunos periódicos comenzaron a atacar y a desacreditar el documental. Hasta el momento ni un solo canal de televisión ha mencionado a Deudocracia, ni siquiera para criticarlo. El día en que las principales emisoras de televisión hablen de nosotros será el último paso hacia la victoria.

En pocas palabras, ¿de qué trata Deudocracia?

Nuestro argumento es que la situación actual forma parte de un problema económico a escala mundial y de la eurozona. Dado que ésta se divide en centro y periferia, estamos condenados a sufrir pérdidas de competitividad en la economía mundial, y no podemos devaluar nuestra moneda.

Lo que ha sucedido no se puede achacar íntegramente a los “PIIGS” –como nos llaman–, aunque sí tenemos nuestra parte de culpa. El problema es que Grecia ha creado un estado del bienestar sin aumentar los impuestos a las empresas. Así pues, ha crecido el déficit. También tenemos un problema de corrupción, pero eso no tiene demasiada importancia. Aunque metiéramos a todos los políticos en la cárcel, la crisis seguiría sin resolverse.

También argumentamos que Alemania no es un modelo a seguir, puesto que nada menos que ha congelado los salarios durante una década completa. Ese no es un modelo sostenible para toda Europa.

Hay quien dice que su documental no es ecuánime. ¿Cómo respondería a esas críticas?

Nunca hemos pretendido ser imparciales, sino más bien lo contrario, ya que nuestros oponentes han dispuesto de suficiente tiempo y espacio en los medios para expresar su opinión. Y ellos tampoco son ecuánimes.

Los críticos señalan también que Ecuador no constituye un ejemplo adecuado, porque se trata de un país en desarrollo y tiene petróleo. Pero el petróleo sólo representa un 25% de su PIB. Por otra parte, nosotros tenemos otra clase de petróleo: el turismo. Si tomamos cualquier otro país que no sea Ecuador, la gente seguirá diciendo que se trata de dos países distintos, aunque nos enfrentemos a una situación similar con una deuda creciente y a «soluciones» similares propuestas por el FMI. Al final, lo único que pretenden es desviar el debate para no hablar del tema principal de la película: la necesidad de una comisión de auditoría.

En su opinión, ¿qué debería hacer ahora Grecia?

Es evidente que Grecia no puede pagar su deuda, independientemente de si es legal o no y del tipo de interés aplicado. 350.000 millones de dólares no crecen en los árboles (irónicamente, el mercado fue el primero en llegar a esa conclusión). El gobierno sigue diciendo que conseguirán el dinero, pero el mercado no es estúpido. El plan de rescate financiero diseñado por la Unión Europea y el FMI no iba dirigido a ayudar a Grecia, sino a salvar a los bancos alemanes y franceses que irían a la quiebra si Grecia terminaba en bancarrota.

Así pues, en nuestra opinión no debemos esperar nada de ellos. Si esperamos a que adopten las medidas necesarias será demasiado tarde. Tenemos que encontrar las soluciones por nosotros mismos y crear iniciativas.

En este sentido, primeramente tenemos que llevar a cabo una auditoría de la deuda para discernir qué es legal y qué no. Existen indicios de que gran parte de nuestra deuda soberana es perniciosa o ilegal. Pero sólo una comisión de auditoría podría averiguarlo y demostrarlo. Éste es el motivo por el cual respaldamos plenamente esta propuesta. Sin embargo, debe llevarse a cabo de manera democrática y transparente, y no por parlamentarios.

Nos mostramos más radicales que otras personas al lanzar esta propuesta porque creemos que tenemos que dejar de pagar la deuda, salir de la eurozona y nacionalizar el sistema bancario. No resulta fácil encontrar apoyo para esto, ya que puede parecer demasiado radical, pero incluso algunos políticos y economistas del centro están empezando a planteárselo.

Nacionalizar los bancos puede sonar a idea comunista, pero el problema es muy grave y tenemos que proteger al país. Lo más probable es que el sistema bancario se venga abajo si salimos de la eurozona, y por tanto tenemos que protegerlo de la fuga de capitales al exterior.

Diversos grupos se han puesto en contacto con nosotros y nos han pedido que subtitulemos la película. Por el momento estamos tratando de publicarla en varios idiomas. No estamos colaborando con nadie en concreto, pero todo lo hemos publicado con licencia de Creative commons (por lo que cualquiera puede utilizar las imágenes).

¿Cómo ve el futuro de Grecia?

El año pasado hubo bastante agitación contra el plan de rescate financiero del país, pero ahora los ciudadanos griegos están demasiado desanimados. En los diez últimos años, a la oposición no se le ha ocurrido ninguna propuesta decente capaz de aglutinar el apoyo popular. Algunos creen que la agitación se calmó cuando la UE introdujo tipos de interés en el paquete de rescate. Pero creo que sigue creciendo bajo nuestros pies y que se puede reavivar en cualquier momento.

Cabe señalar que ningún partido político controla los movimientos de protesta, y nadie es capaz de encauzar esos sentimientos. Por tanto, me temo que probablemente estalle de forma repentina y violenta, aunque no podemos predecir ni cuándo ni por qué.

¿Qué va a venir después de Deudocracia?

Dado que hay personas que han seguido donando dinero aunque ya hemos recaudado fondos suficientes para la película, hemos decidido abrir una cuenta especial para que depositen sus donaciones; las devolveremos si no se nos ocurre ningún proyecto claro y detallado durante los seis próximos meses.

No esperábamos tener tanto éxito con tan pocos medios. No ha sido fácil, pero nos hemos demostrado a nosotros mismos que es posible hacer grandes cosas con pocos recursos, especialmente si tienes el apoyo de personas con talento.

Internet nos ha ayudado mucho, pero ahora estamos viendo sus limitaciones. Aunque nuestro documental ha sido visto por casi un millón de personas, todavía tenemos que llegar al público que carece de conexión a internet, especialmente fuera de Atenas. Tenemos previsto distribuir DVD y organizar proyecciones en teatros y cines. Si nos circunscribimos a internet, nuestro enfoque acabará siendo elitista.

Estamos decididos a seguir adelante y a abordar los tabúes sobre los que los principales medios de comunicación griegos no se atreven a informar. Si la gente no participa en la producción y la difusión de información, nunca encontrarán a nadie en las grandes corporaciones mediáticas que esté dispuesto a hablar en su nombre.


[1] PIIGS («CEERDOS» en inglés) es un acrónimo peyorativo con el que ciertos medios financieros anglosajones se refieren a un grupo de países de la Unión Europea (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) para describir los problemas de déficit y balanza de pagos de dichos países.


Con la colaboración de Federica Cocco y Stefanie Chernow.

Traducción de la entrevista: A. Atienza

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.