En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Solidaridad entre los pueblos
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Varios

Salvando a las mujeres e impidiendo genocidios

Las verdaderas razones por las que estamos en Afganistán

Sección:Afganistán
Lunes 23 de agosto de 2010 0 comentario(s) 946 visita(s)

Bretigne Shaffer
LewRockwell. Com

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Así pues, los incondicionales de la guerra se dedican ahora a hacernos creer que están más interesados por el bienestar de los civiles afganos que quienes anhelan que se ponga fin a la ocupación estadounidense. En primer lugar, tenemos al Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, implorando como un mojigato a los editores de Wikileaks que no publiquen más información de esa que la administración considera que puede poner en peligro las vidas de los informantes locales afganos:

“Tenéis ya a los portavoces talibanes en la región diciendo que están peinando esos documentos para averiguar quiénes están cooperando con las fuerzas internacionales y estadounidenses”, dijo Gibbs . “Están revisándolo todo para buscar esos nombres, han dicho que saben cómo castigar a esa gente”.

A continuación, tenemos a la revista Time con una portada reciente en la que aparecía el rostro mutilado de una joven bajo el título: “Lo que ocurrirá si nos vamos de Afganistán” (no como pregunta, sino como declaración). Como si la llamada implícita a continuar la guerra como solución a la violencia contra las mujeres no representara suficiente disonancia cognitiva, la mujer retratada había sido desfigurada el año pasado por unos familiares que seguían las órdenes de un oficial talibán: ocho años después de que las fuerzas estadounidenses entraran en Afganistán.

En realidad el artículo de Time encaja con toda nitidez con algo que se encontró en uno de los documentos filtrados que tan preocupada tiene a la Casa Blanca. Titulado “CIA Red Cell Special Memorandum: Afghanistan: Sustaining West European Support for the NATO-led Mission-Why Counting on Apathy Might Not Be Enough” , el documento “… esboza posibles estrategias de relaciones públicas para apuntalar el apoyo de la opinión pública en Alemania y Francia a que continúe la guerra en Afganistán”.

El Memorandum prosigue:

“Las estrategias propuestas de relaciones públicas se centran en puntos álgidos identificados dentro de esos países. En Francia se echa mano de la simpatía del pueblo por los refugiados afganos por las mujeres… Iniciativas de gran alcance que crean oportunidades en los medios para que las mujeres afganas compartan sus historias con mujeres francesas, alemanas y de otros países europeos podrían ayudar a vencer el escepticismo dominante hacia la misión de la ISAF entre las mujeres en Europa Occidental … Los eventos en los medios mostrando testimonios de mujeres afganas podrían ser más eficaces si se emitieran en programas que tengan grandes y desproporcionadas audiencias femeninas.” (El énfasis es mío)

Dice Lucinda Marshall en CommonDreams.org : “… Sospecho mucho que hay escondidos más memoranda e informaciones que documentarán la utilización de la vida de las mujeres como estrategia oficial para batir los tambores de guerra. Esto proporciona, de forma muy clara, un contexto adicional y muy inquietante al artículo de Time . Desde el primer momento de esta guerra, los periodistas han ido ‘empotrados’ con el ejército. Parece ser que todavía siguen empotrados y no sólo en zonas de guerra”.

Quizá de forma mucho más extraña, Bret Stephens , del The Wall Street Journal , compara una retirada de las tropas estadounidenses con una invitación para un reino del terror y genocidio estilo jemeres rojos: “ Después de todo”, dice Stephens, “la retirada estadounidense del Sureste Asiático tuvo como consecuencia la matanza de alrededor de 165.000 survietnamitas en los denominados campos de reeducación; el éxodo masivo de un millón de balseros, la cuarta parte de los cuales murió en el mar; el asesinato masivo, estimado en 100.000 víctimas, del pueblo Hmong de Laos; y el asesinato de entre uno y dos millones de camboyanos.”

“ Es un hecho peculiar del liberalismo moderno que sus mejores principios hayan sido a menudo traicionado por quienes se autodenominan liberales. Como en Camboya, puede que sólo se enteren cuando sea –en cuanto a los afganos, al menos- demasiado tarde.

Stephens tiene razón cuando piensa que hay que hacer un paralelismo entre Afganistán en 2010 y Camboya en la década de 1970. Pero no el paralelismo en el que él está pensando.

De la misma forma que la ocupación militar estadounidense en Oriente Medio ha supuesto un boom de reclutamiento entre los grupos extremistas islámicos, el bombardeo estadounidense de la neutral Camboya durante la Guerra de Vietnam llevó a que muchos apoyaran en ese país a los comunistas radicales de los jemeres rojos, dándoles el apoyo necesario para que asumieran el control del país y finalmente perpetraran los horrores que Stephens condena.

Entre el 4 de octubre de 1965, y el 15 de agosto de 1973, el ejército estadounidense arrojó alrededor de 2.756.941 de toneladas de explosivos sobre 100.000 lugares de Camboya. Para poner esto en perspectiva, según el historiador Taylor Owen: “… los aliados arrojaron más de dos millones de toneladas de bombas durante toda la II Guerra Mundial, incluidas las bombas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki: de 15.000 y 20.000 toneladas, respectivamente. Camboya puede bien ser el país más duramente bombardeado de la historia”.

En un artículo de 2006 escrito junto con el historiador Ben Kiernan, Owen presenta un caso convincente de lo que han asegurado muchos observadores: Sin el indiscriminado bombardeo en alfombra de lo que en principio era un país neutral y más tarde un aliado estadounidense, probablemente los jemeres rojos habrían seguido siendo una organización marginal radical con pocas posibilidades de llegar al poder. Fue el ataque del ejército estadounidense contra pueblos y aldeas, que ocasionó 600.000 víctimas, lo que lanzó a los camboyanos supervivientes en los brazos del grupo radical comunista, permitiéndoles que llegaran al poder en 1975.

Como el periodista John Pilger señala : “Archivos sin clasificar de la CIA dejan pocas dudas de que el bombardeo fue el catalizador de los fanáticos de Pol Pot, quienes, antes del infierno, contaban tan sólo con un apoyo minoritario. Ahora, un pueblo masacrado se ha unido a ellos”. Ignorando el papel del intervencionismo militar estadounidense al ayudar a provocar la misma atrocidad contra la que advierte, Stephens escribe:

“… Puede que alguien quiera pensar seriamente en las consecuencias de la retirada estadounidense. ¿Qué les pasará a las mujeres afganas que se quitaron sus burqas a finales del otoño de 2001, o a las niñas que se matricularon en las escuelas del gobierno?”.

Por desgracia, es muy probable que tengan que seguir enfrentándose a malos tratos, a ataques que tratan de desfigurarles el rostro e incluso a la muerte por actos de simple coraje, al igual que les sucede hoy bajo la ocupación estadounidense. En efecto, hay buenas razones para creer que ese tipo de ataques y la calidad de vida en sentido global de las mujeres afganas han aumentado para peor con la presencia estadounidense.

La Comisión Independiente Afgana por los Derechos Humanos informó en marzo de 2008 que la violencia contra las mujeres se había casi duplicado desde el año anterior, y un informe de 2009 del Observatorio de los Derechos Humanos concluye que “Mientras que la tendencia fue claramente positiva para los derechos humanos de las mujeres de 2001 a 2005, la tendencia es ahora negativa en muchas zonas”. Otros informes (incluyendo el de Amnistía Internacional de mayo de 2005) cuestionan la primera parte de esa afirmación.

Dice Ann Jones, periodista y autora de “ Kabul in Winter ” : “Para la mayoría de las mujeres afganas, la vida ha continuado igual. Y para un gran número de ellas, la vida ha empeorado mucho”.

Sonali Kolhatkar, co-directora de Afghan Women’s Mission, dice: “Los ataques contra las mujeres, tanto desde fuera como desde dentro de la familia, han aumentado. La violencia doméstica se ha incrementado. La judicatura actual está encarcelando en Afganistán a muchas más mujeres que antes. Y lo están haciendo por escapar de sus hogares, por negarse a casarse con el hombre que la familia ha elegido para ellas, incluso por haber sido víctimas de violación”.

Anand Gopal, corresponsal en Afganistán del Wall Street Journal, dice: “La situación de las mujeres en las zonas pastunes es actualmente peor que en la época de los talibanes… Bajo los talibanes, las mujeres permanecían encerradas en sus burqas y en sus hogares, excluidas de cualquier tipo de educación. En la actualidad persiste la misma situación. Siguen encerradas en sus burqas, en sus casas, sin educación, pero encima de todo eso están viviendo en una zona de guerra”.

“Cinco años después de la caída de los talibanes y de la liberación de la mujer jaleada por Laura Bush y Cherie Blair, gracias a la invasión estadounidense y británica”, escribía Kim Sengupta en The Independent en noviembre de 2006: “La alarmante tasa de suicidios es tan grave que se ha celebrado una conferencia hace unos días en Kabul para tratar del problema.”

El ejército de EEUU ha empeorado la vida para las mujeres en Afganistán, no la ha mejorado en nada. ¿Es posible que la salida de EEUU haga que sus vidas empeoren aún más, como dicen temer Bret Stephens y Time? Podría ser. Pero lo que sí es cierto es que la ocupación ha tenido un efecto dañino en las vidas de la inmensa mayoría de los civiles afganos, en absoluto un efecto positivo como pretenden los promotores de la guerra como vehículo para el cambio social. También es indiscutible que los talibanes han incrementado su presencia y potencia desde que empezó la ocupación y van a más. Esto no debería ser una sorpresa para cualquiera que haya analizado con detenimiento las motivaciones del terrorismo. Incluso las agencias de la inteligencia de EEUU han comprendido que la ocupación estadounidense de Iraq ha fortalecido el fundamentalismo islámico y “… ha empeorado el problema global del terrorismo”.

Seguir pidiendo más muertes y destrucción seguras como defensa contra un posible e imaginado peor baño de sangre revela un curioso tipo de razonamiento moral. No nos permitamos olvidar qué es lo que la revista Time (a pesar de sus protestas en sentido contrario) y Stephens están defendiendo: La matanza indiscriminada de hombres, mujeres y niños inocentes, en búsqueda de lo que ellos creen que es un bien mayor.

Cuando Stephens denuncia la “ matanza de alrededor de 165.000 survietnamitas en los llamados campos de reeducación; el éxodo masivo de un millón de balseros, la cuarta parte de los cuales murió en el mar…”, ignora convenientemente las cifras de los que murieron debido a la intervención estadounidense en el Sureste Asiático. Esto incluiría a una buena porción de más de dos millones de vietnamitas (un millón de los cuales eran civiles); decenas de miles de laosianos y hasta 600.000 camboyanos, además de los miles asesinados por las minas terrestres y el Agente Naranja , que continúan matando y lesionando treinta y cinco años después de la partida de los estadounidenses. Pero, al parecer, según el relato de Stephens, esas muertes y muchas otras más hubieran estado justificadas si el ejército estadounidense se hubiera quedado en el Sureste Asiático y así salvado a 415.000 vietnamitas, 100.000 laosianos y de 1 a 2 millones de camboyanos. Una se siente obligada a preguntar: ¿En qué punto deja de tener sentido este tipo de cálculo moral? ¿Hay algún punto en el que la cifra de los que podrían salvarse ya no justifica el número de inocentes masacrados?

Olviden de momento que el gobierno de EEUU no entró en Camboya con el objetivo de salvar a sus ciudadanos de los estragos de los jemeres rojos; olviden que sus acciones facilitaron de hecho que un régimen criminal llegara al poder; olviden incluso que, tras su salida de Vietnam, el mismo gobierno estadounidense se alió con Pol Pot, con el Secretario de Estado Henry Kissinger diciéndole de forma infame al ministro de asuntos exteriores tailandés en noviembre de 1975: “Deberéis decirle también a los camboyanos que nos mostraremos amistosos con ellos. Son unos matones asesinos pero no dejaremos que se interpongan en nuestro camino. Estamos preparados para mejorar nuestras relaciones con ellos”.

Olviden también la suspensión de incredulidad que es necesaria para poder aceptar la proposición de que los gobiernos emprenden guerras con el objetivo de proteger a las poblaciones civiles. Especialmente a las poblaciones civiles extranjeras.

Olvíd ense de todo eso porque realmente es algo irrelevante. Lo importante aquí no es la hipocresía, deshonestidad o incluso ingenuidad de quienes puedan llegar a apoyar una guerra como medio para “proteger a inocentes”. Es la decrepitud moral de atreverse a calcular el valor de la vida de una persona contra el de otra, o incluso declarar que cierta cifra de muertes (siempre las de otros) son “aceptables” en aras a impedir más muertes.

La realidad es que este tipo de ejercicio no debe ser nunca algo más que un juego de salón intelectual. En la práctica, no puede haber certeza alguna acerca de cuántos seres pueden o no morir si se adopta una determinada forma de actuar. Desde luego, nadie podría haber sabido con seguridad cuánta gente iba a morir tras la retirada estadounidense de Vietnam, ni nadie hubiera podido saber con certeza que la campaña de bombardeos estadounidense en Camboya provocaría finalmente la muerte de entre 1 y 2 millones de camboyanos a manos de los jemeres rojos. No importa cuán buena sea la información, uno se mueve realmente en el terreno de la especulación.

Pero hay más, si un asesinato puede justificarse de esa manera, entonces de la misma forma podrían justificarse mil asesinatos. Y después un millón. Pronto se convierte en un demente juego sangriento de contabilidad donde, llegado un punto, las cifras dejan de tener significado y sólo hay un grupo de salvajes enfrentados contra otro sin nada que les distinga salvo quizá un recuento de víctimas ligeramente inferior, o métodos de tortura que revuelven un poco menos los estómagos.

A principios de año, un hombre llamado Mohammad Qayoumi publicó un ensayo fotográfico en la revista Foreign Policy . En él aparecían las fotos de un viejo libro que el ministerio de planificación de Afganistán editó en las décadas de 1950 y 1960, acompañadas de los comentarios de Qayoumi recordando el Afganistán que él había conocido cuando era joven. Las imágenes muestran hombres y mujeres vestidos a la occidental que viven sus vidas diarias en lo que parece ser una sociedad funcional bastante bien desarrollada. Qayoumi relata: “ Hace medio siglo, las mujeres afganas estudiaban medicina; los hombres y las mujeres se mezclaban casualmente en el cine, en el teatro y en los campus de las universidades de Kabul; las fábricas de los suburbios producían textiles y otros artículos. Había una tradición de ley y orden, y un gobierno capaz de emprender grandes proyectos nacionales de infraestructuras, como la construcción de centrales hidroeléctricas y carreteras, aunque fuera con ayuda exterior. La gente normal y corriente tenía un sentimiento de esperanza, creía que la educación abriría oportunidades para todos, tenían la convicción de un futuro brillante ante ellos. Tres décadas de guerra han destruido todo eso, pero fueron situaciones y sentimientos reales.”

Las imágenes contrastan de forma muy aguda con casi todas las fotos del Afganistán actual, y constituyen un doloroso recordatorio de cuánto ha perdido ese país. También ofrecen un mentís a las opiniones de personajes tales como el ex director ejecutivo de Blackwater, Erik Prince, quien recientemente manifestó :

“ Ya saben, la gente me pregunta todo el tiempo, ¿no le preocupa el hecho de que sus chicos no actúen respetando los Convenios de Ginebra en Iraq o Afganistán o Pakistán? Y yo les digo: ‘En absoluto’, porque esas gentes han salido de las alcantarillas y tienen una mentalidad medieval. Son bárbaros. No saben dónde está Ginebra, y menos que allí se firmó un convenio.”

Como el ensayo de Qayoumi demuestra muy claramente, Afganistán no es una nación devastada porque su pueblo “tenga una mentalidad medieval”. Está devastada porque ha sido invadida y ocupada por potencias extranjeras hostiles durante años. Cualquiera que realmente se preocupe por el bienestar del pueblo afgano no debería olvidar este hecho antes de proponer como solución más de lo mismo, más guerra, causa y origen de tantos problemas en ese país.

Bretigne Shaffer es escritora, cineasta, y autora de “Why Mommy Loves the State”. Su página en Internet es: http://www.bretigne.com/ Fuente: http://www.lewrockwell.com/orig5/sh...

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.