En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Suiza: referéndum para prohibir la exportación de armas

Grupo por una Suiza sin Ejército

Sección:Comercio y producción de armas
Martes 29 de septiembre de 2009 0 comentario(s) 6691 visita(s)

Iniciativa Legislativa Popular para prohibir las exportaciones de armamento suizo.

La Iniciativa Legislativa Popular es una herramienta de democracia directa en Suiza. Si 100.000 personas con derecho a voto firman una petición política, las autoridades están obligadas a convocar un referéndum cuyo resultado es vinculante para el gobierno.

En 2007, GsoA (Grupo por una Suiza sin Ejército) reunió más de 100.000 firmas de ciudadanos demandando la prohibición de la exportación de material de guerra desde y en tránsito por Suiza. El referéndum está programado para el 29 de noviembre de 2009. Será la tercera vez que la población Suiza vote sobre este tema. En 1972, el 49,7% votó a favor de la prohibición, pero en 1997 el apoyo cayó al 22,5%. Si la mayoría vota a favor de la prohibición, será vinculante para el gobierno. GsoA fue fundado en 1982 con el objetivo principal de «civilizar» la sociedad suiza mediante la abolición de su ejército. En 1989, más de un tercio de la población suiza dio su apoyo a esta propuesta en un referéndum federal, sacudiendo profundamente las convicciones militaristas del país. Desde entonces, GsoA ha lanzado varias «iniciativas populares» (que han llevado a referéndums nacionales) con el objetivo de disminuir las dimensiones del ejército y su presupuesto o proponiendo alternativas civiles. Actualmente, el grupo tiene unos 20.000 miembros y simpatizantes.

El gobierno se opone a la prohibición, argumentando que las exportaciones son vitales para la industria de armamentos suiza, que a su vez juega un papel esencial en la defensa del país, afirma. Si bien es cierto que sin acceso al mercado internacional de armamento, la producción militar en Suiza sería más difícil, hay que admitir también que la tendencia de integración y fusiones en el sector está forzando ya a muchas compañías productoras suizas a relocalizar su producción en el exterior, y los mayores productores de armas suizos ya están dominados por empresas extranjeras. El argumento de la defensa nacional no es realista, puesto que la industria militar ha demostrado en el pasado que hasta en tiempos de guerra vende sus productos a cualquier cliente que pueda pagar.

Argumentos contra el Comercio de Armas

Aunque las armas suizas representan una pequeña fracción del material de guerra presente en el mundo, son usadas todavía para matar personas, incluidos civiles. Por ejemplo, Suiza es el segundo exportador mundial de munición para armas ligeras. Aunque un fabricante no es directamente responsable de la manera en que se usan sus productos, es altamente hipócrita vender productos peligrosos y al mismo tiempo culpar a los que los usan mal.

La política exterior suiza persigue la prevención de la violencia armada, la resolución de conflictos y la consolidación de la paz. Invierte en desarrollo y cooperación, para potenciar la paz y la seguridad en Suiza y en todo el mundo. Sin embargo, el impacto negativo del comercio de armas (que causa destrucción humana y ambiental, y desvía recursos destinados a cubrir necesidades humanas, especialmente en los países del sur), obstaculiza gravemente tales esfuerzos. Exportar armas es incompatible con la promoción de la seguridad humana y una comunidad global estable.

El material de guerra representa solamente el 0,4% del valor total de las exportaciones suizas. Si se acepta la prohibición, el gobierno apoyará financieramente la conversión civil de la industria del armamento. Esta conversión ya está teniendo lugar con la evolución de los mercados, por lo que sería inteligente invertir ya en sectores como las tecnologías y energías verdes que probablemente proporcionarán más puestos de trabajo sostenibles.

Finalmente, las exportaciones de armas no son muy lucrativas para el país puesto que están fuertemente subvencionadas (el gobierno cubre los riesgos de exportación, que son bastante altos cuando se vende armas a países pobres; la adquisición de equipamiento militar por otros países está ligado a menudo a contratos para las industrias domesticas, implicando que su supervivencia económica se apoya sobre grandes gastos del ministerio de defensa).

¡Ayúdanos a ganar el referéndum!

En estos momentos estamos trabajando duro en la campaña, confiados en poder ganar el referéndum. La industria armamentística puede tener el dinero, pero nosotros tenemos mejores argumentos. Por supuesto, estaremos encantados de recibir cualquier ayuda. Especialmente, agradeceremos cualquier información sobre ventas y utilización de armas suizas en cualquier parte del mundo.

http://www.gssa.ch
http://wwww.materieldeguerre.ch/

Publicado in War Profiteers’ News, Septiembre 2009, No. 20


A continuación os ofrecemos algunos de los materiales que se pueden encontrar en la web de la iniciativa: www.materieldeguerre.ch _ _

¿MATERIAL DE GUERRA? SUIZA TIENE COSAS MEJORES QUE EXPORTAR

Lanzada en 2006 y depositada con más de 109.000 firmas el 21 de septiembre de 2007, la iniciativa popular para la prohibición de exportar material de guerra quiere poner término de una vez por todas al comercio de la muerte prohibiendo la venta en el extranjero y bajo licencia, así como el tránsito de armas militares. Pide también mayores esfuerzos para el desarme y apoyo económico de la Confederación a los empleados y regiones afectadas, para la reconversión hacia el sector civil.

La prohibición de exportar armamento conferiría al compromiso humanitario y a la neutralidad de Suiza una credibilidad renovada; daría también una señal a nivel internacional en favor de una verdadera política de paz que contribuya a la construcción de un mundo menos violento y más exactamente.

Modificaciones de la Constitución suiza propuestas

La Constitución federal del 18 de abril de 1999 es modificada del siguiente modo:

Arte. 107, al. 3 (nuevo)
3 (nuevo) (la Confederación) apoya y fomenta los esfuerzos para el desarme y el control de armamentos.

Este artículo, positivo, pide a la Confederación comprometerse en favor del desarme y el control de armamento a nivel internacional. Así pues, queda claro que la iniciativa no persigue ningún objetivo aislacionista, sino que tiene por objeto inhalar una nueva dirección, en favor de una fuerte política de paz, a la Política Exterior suiza.

Artículo. 107a (nuevo) Exportación de material de guerra y bienes militares especiales
1 están prohibidos la exportación y el tránsito:
a. de material de guerra, incluidas armas ligeras y armas de pequeño calibre, así como de sus municiones;
b. de bienes militares especiales;

La prohibición de exportar material de guerra y bienes militares especiales es el corazón de la iniciativa. El concepto de material de guerra se define de manera relativamente restrictiva en la legislación suiza. La “lista de municiones”, que figura en el marco “del Acuerdo de control del desarme de Wassenaar”, va mucho más lejos: engloba todos los bienes que se concibieron o se adaptaron con fines militares y que no pueden en la misma ejecución servir para usos civiles. Para adaptar este “Acuerdo de Wassenaar” al derecho suizo, el concepto de “bienes militares especiales” se introdujo en la ley sobre el control de los bienes en 1996. Se considera como bien militar especial todo lo que figura en la “Lista de municiones” pero que en Suiza no cae bajo la ley sobre el material de guerra. Pertenecen a esta categoría, por ejemplo, los máquinas que sirven para fabricar material de guerra, los simuladores militares o también los "aviones de impulsión” como los que fabrica Pilatus.

En total, la iniciativa prohíbe precisamente la exportación de bienes cuyo uso es puramente militar y que no pueden servir con fines civiles. Lo que se llama los bienes de doble uso “Dual Use”, que pueden servir tanto a usos civiles como militares, no se es referido por la prohibición de exportación. Se clasifican hoy numerosos bienes que contaban antes como “Dual Use”, en efecto como bienes militares especiales.

c. de bienes inmateriales, incluidas tecnologías, esenciales al desarrollo, a la fabricación o a la explotación de los bienes contemplados al dejadas. a y b, salvo si son accesibles al público o sirven a la investigación científica fundamental.

Están tan prohibidas: las ventas bajo licencia como la entrega a India en 2005 de planes para componentes de defensa antiaérea. Se impide así que la prohibición de exportación sea evitada gracias a filiales situadas en el extranjero.


Nuevo intento

Esta iniciativa permite, por tercera vez, a la población suiza prohibir la exportación de material de guerra. En 1972, a raíz de el escándalo Bührle, un 49.7% de los votantes aceptaron una iniciativa similar. Con unos 8000 votos más, se habrían evitado los numerosos escándalos posteriores de ventas de armamento. En 1997, por el contrario, una segunda iniciativa popular contra la exportación de armas fue rechazada por un 77.5% de los votantes. Este resultado mediocre se explica en parte por un contexto internacional y económico menos favorable, pero sobre todo debido a que la prohibición se extendía a los bienes de doble uso, y en consecuencia penalizaba una parte del sector civil.

El texto de la iniciativa se dedica solamente al material de guerra y los bienes militares especiales, que son actualmente objeto de un trato de favor injustificado a la vista de las normas internacionales. El caso de los aviones Pilatus ilustra bien especialmente esta cuestión.


Detengamos el comercio de la muerte

Exportaciones de material de guerra entre 1998 y 2008

Una solución limpia para un negocio sucio

Las armas militares no son un producto como otros. Son fabricadas para matar gente. El mayor número posible, lo más eficazmente posible. A pesar de su estatuto de país neutro, Suiza participa activamente en este sucio comercio, y los escándalos revelando el uso de armamentos suizos contra las poblaciones civiles se repiten continuamente.

En 2008, Suiza exportó material de guerra por valor de 722 millones de francos, a 72 países. Pakistán, país presa de importantes conflictos armados, llegaba a la primera posición importando 110 millones de francos suizos de armas suizas. Con todo, Suiza no depende económicamente de este comercio, que representa menos de un 0.5% del total de los bienes exportados.

Las ventas de armas son siempre problemáticas, o porque permiten graves violaciones de los derechos humanos, o porque acaparan recursos que faltan a menudo para el sector civil, en particular, en los países más pobres. Al obtener beneficio de este mercado jugoso y opaco, Suiza mina su política de desarrollo y paz.

La “guerra contra el terrorismo” nos recordó, en caso de que fuera necesario, que incluso las democracias occidentales están dispuestas a infringir el derecho internacional cuando los intereses estratégicos y économico están en juego. Al final de la Guerra Fría se esperaba una desmilitarización del mundo. Sin embargo, con los atentados del 11 de septiembre de 2001, se asiste a una ola de militarización e inseguridad. ¡Los gastos militares mundiales superaron en 2008 1,4 billones de dólares!

¿Es que Suiza no puede contribuir de manera más eficaz al desarrollo sostenible y a la paz en el mundo que abasteciendo la espiral del rearme?


Los fabricantes de armas suizas

En Suiza existe 4 grandes productores de material de guerra. Todos exportan a regiones en conflicto.

Pilatus: bombas contra los civiles

Las fábricas Pilatus en Stans producen, en paralelo a los jets privados civiles, aviones ligeros militares. Oficialmente, estas unidades se utilizan para entrenamientos. La iniciativa para la prohibición de exportar material de guerra quiere prohibir la entrega de estos aviones militares, que terminan siempre por ser utilizados en combate. Los aviones militares Pilatus se utilizan especialmente para luchar contra levantamientos populares. El escándalo más reciente es el de la entrega por Suiza de aviones PC-9 al Chad, donde el régimen en el poder no tardó en utilizar estos aviones para bombardear poblaciones en fuga con bombas de fragmentación. En Chiapas también, pueblos fueron bombardeados por los aviones Pilatus por el ejército mexicano, causando varios centenares de víctimas. En esta lista macabra se encuentran también Birmania, Guatemala y Angola. Incluso los ataques con gas tóxico de Saddam Husseins sobre los kurdos de Irak del Norte fueron realizaron con ayuda de aviones Pilatus.

Avión Pilatus equipado de bombas, en el Chad. Fotografía: emisión 10vor10 (SF)

MOWAG: blindados para dictadores

La estrella de las exportaciones de la empresa Mowag en Kreuzlingen son los blindados sobre ruedas de tipo Piranha. Actualmente son utilizados por las tropas de la OTAN en Afganistán. También son muy valorados por los regímenes autoritarios que los emplean para reprimir a la oposición mediante la violencia. El Mowag mantenía estrechas relaciones especialmente con el general golpista chileno Augusto Pinochet, que fue invitado en los años ’90 por el jefe del Mowag para una visita amistosa secreta a Suiza.

Con el fin de pasar la reglamentación suiza ya obviamente insuficiente, el Mowag no tardó en hacer fabricar sus blindados bajo licencia en el extranjero.

Blindado Mowag en Afganistán. Fotografía: tanque danés

Oerlikon Contraves: cañones antiaéreos en Irán

Oerlikon-Contraves, es una filial del tristemente famoso consorcio Oerlikon-Bührle. Fabrica entre otras cosas artillería para la defensa antiaérea y municiones de calibre medio. Además de China y Pakistán, también equipó a Irán. La empresa pertenece actualmente al grupo alemán Rheinmetall Air Defence. Esta adquisición corresponde a una tendencia general: el Mowag se convirtió en propiedad del consorcio americano General Dynamics y otras empresas de armamento fueron compradas también por multinacionales para quienes la guerra es un asunto en primer lugar lucrativo.

[Flugabwehrkanone von Rheinmetall im Iranes] Cañones antiaéreos de Rheinmetall a Natanz, Irán, donde se encuentran una instalación de enriquecimiento de uranio. Fotografía: Hamed Saber

RUAG: la armería de la Confederación

Ruag es propiedad de la Confederación al 100%. Es entre otras cosas el más grande productor de municiones para armas de pequeño calibre en Europa. Estas armas de fuego de pequeño calibre son para ser sinceros armas de destrucción masiva: alrededor de 1.000 víctimas mueren cada día bajo las balas de los aproximadamente 650 millones de armas de pequeño calibre (fuente: Internacional Acción Network on Small Arms), mostrando así como guerra, violencia doméstica y delincuencia organizada operan a menudo mano a mano. Las víctimas se cuentan especialmente entre las mujeres y los niños.

La armería de la Confederación no se resigna tampoco a no producir bombas de fragmentación. Se trata de granadas que estallan en pleno vuelo en una multitud de pequeños fragmentos - “como una tormenta de granizo”, escribe Ruag en su propia publicidad. Algunos de los fragmentos permanecen en el suelo sin estallar y tienen el mismo efecto que las minas antipersonales: siguen poniendo en peligro durante años a la población civil, especialmente a los niños que juegan.

Ruag fabrica también, sobre la base de planos israelíes, pequeños aviones sin piloto: los drones. En la actualidad, estos aparatos sirven sobre todo para misiones de vigilancia, por ejemplo para determinar los próximos objetivos de “homicidios extrajudiciales” en los territorios palestinos. En colaboración con el consorcio europeo EADS, Ruag desarrolla también drones que podrán equiparse y ser usados como aviones de combate.

[Fotomontage aus der Ruag Werbung] Lanzador antitanque, fotomontaje publicitario de Ruag

Ruag se distingue por su presencia en Irak. Poco después del principio de la guerra, esta empresa entregó a los Estados Unidos, entre otras cosas, cohetes de tipo Maverick y componentes para aviones de combate. Las granadas de mano de las tropas británicas proceden también de la empresa suiza. Según la revista militar estadounidense “Army Times”, los insurgentes iraquíes dispondrían ellos también de cohetes anticarro de Ruag.

Rechazos de material de guerra del ejército

En vez de desarmar su material “gastado” y siempre en número demasiado grande, el ejército suizo persiste en buscar un comprador. Como los demás países industrializados no se interesan por material de guerra anticuado (pero aún utilizable), éste último a menudo se liquida a países pobres o regiones en crisis.

En los últimos tiempos ha habido distintos escándalos en torno a la exportación de material obsoleto del ejército. En verano de 2005, nos enteramos de que los Emiratos Arabes Unidos habían revendido ilegalmente a Marruecos obuses blindados, probablemente para ser usados seguramente en el conflicto del Sahara occidental. Esta reventa constituye claramente una violación de la “Declaración de no reexportación”. Sin embargo, Suiza siguió suministrando material de guerra a los Emiratos.

La entrega prevista de viejos blindados a Irak fue bloqueada a raíz de la presión popular y política. Con todo, el 10 de marzo de 2006, el Consejo federal encontró una nueva escapatoria para asuntos turbios En adelante, el material obsoleto del ejército se devolverá al país de origen, sin condiciones relativas al destino final. La transacción con Irak momentaneamente suspendida puede así llevarse a cabo vía Estados Unidos.


Destinos controvertidos de las armas suizas
Exportaciones de material de guerra hacia regiones en conflicto

En 2008, Suiza exportó material de guerra a 72 países, por un importe total de 722 millones de francos. El mayor cliente fue Pakistán, a pesar de los combates que estallaban en el valle de Swat. Israel también pudo importar armas suizas, mientras que el conflicto Oriente Medio dista mucho de solucionarse y nuevas operaciones militares causaron innumerables víctimas civiles.

Armas para los Estados de tortura

Suiza también exportó armas hacia Estados en los cuales las violaciones de los derechos humanos son moneda corriente. Así Arabia Saudí, culpable de graves y repetidas violaciones de los derechos humanos, es el principal importador de material de guerra suizo en el primer semestre de 2009. Al autorizar tales exportaciones a regímenes de tortura y envueltos en conflictos, el Consejo federal contradice la tradición humanitaria de Suiza. En los casos de duda en cuanto a la utilización posible de estas armas para violar los derechos humanos, la precaución mínima exige que se prohibiera las exportaciones a regiones sensibles.

Países en desarrollo como clientes

El Gobierno sigue autorizando la exportación de material de guerra hacia países que tienen escasos recursos económicos. Bajo el pretexto de ser una práctica “neutra”, el Consejo federal permite demasiado a menudo proporcionar armas a las dos partes del mismo conflicto. Los intereses del lobby del armamento parecen más importantes en Suiza que los derechos humanos y la democracia.

Mapa interactivo

En el enlace maps.kriegsmaterial.ch, encontraréis un mapa del mundo indicando los destinos y contenido de las entregas controvertidas (alemán).

Informe de la Comisión de gestión noviembre de 2006

La comisión de gestión del Consejo nacional estudió en 2006 la conformidad con la ley de cuatro autorizaciones de exportación que el Consejo federal había entregado en verano 2005. En su informe, critica severamente al Consejo federal por estas cuatro decisiones (Exportaciones a la India, a Pakistán, Irak y Corea del Sur). (véase Informe del CdG).

Egipto

Egipto ha adquirido estos últimos años del material de guerra procedente de Suiza como por los importes siguientes (CHF):

2000 - 1.008.905

2001 - 297.476

2002 - 1.197.207

2003 - 157.100

2004 - 924.610

2005 - 1.494.442

2006 - 3.226.797

2007 - 1.066.229

2008 - 30.960

Pakistán

Pakistán ha adquirido estos últimos años del material de guerra procedente de Suiza por los siguientes importes:

2000 - 112.935

2001 - 457.225

2002 -

2003 - 5.800

2004 -

2005 -

2006 -

2007 - 37.532.077

2008 - 109.844.910

Ya en verano 2005, el Consejo federal había querido vender los viejos tanques de granaderos M113 a Pakistán. Había declarado que estos vehículos servían a las tropas de la ONU en Pakistán (véase comunicado de prensa del SECO del 30 de junio de 2005), pero se permitía dudar respecto a ello.

Esta transacción no obstante no vio nunca el día. La Comisión de gestión del Consejo nacional (véase más arriba) examinó este asunto y llegó a la conclusión que “la valoración global de la situación en Pakistán en los tres ámbitos en cuestión (conflicto en Cachemira, situación de los derechos humanos, cooperación al desarrollo) hablaba en contra de una exportación de material de guerra hacia este país. ” (véase Informe del CdG, p. 13).

A pesar de esta crítica, el Consejo federal autorizó un mes más tarde otras entregas de material de guerra a Pakistán (o: 21 sistemas de defensa aérea, municiones incluidas; véase. comunicado de prensa del SECO del 15 de diciembre de 2006). Al final 2007, el Consejo federal suspendió la transacción con Pakistán, después de que la situación se deteriorara dramáticamente. (véase comunicado de prensa del SECO del 14 de noviembre de 2007). ¡Pero el CF ya autorizó de nuevo las entregas en abril de 2008! (véase comunicado de prensa del SECO del 3 de abril de 2008).

India

La India ha adquirido estos últimos años del material de guerra procedente de Suiza por los siguientes importes:

2000 -

2001 -

2002 - 130.437

2003 -

2004 -

2005 - 291.604

2006 - 3.104.643

2007 - 2.067.266

2008 - 2.686.226

En verano 2005, el Consejo federal respondió a una demanda previa relativa a la distribución de licencias de producción de los sistemas de defensa aérea y la entrega parcial de las partes de montaje correspondientes. El 25 de julio de 2005, definitivamente autorizó esta transacción. La comisión de gestión sin embargo criticó en su informe esta decisión. (véase Informe del CdG, p. 13).

A pesar de las dudas de la Comisión, especialmente por lo que se refiere a la situación de los derechos humanos en la India, el Consejo federal por otro lado aceptó, cerca de un mes después de la publicación del informe de la Comisión, suministrar 140 fusiles de asalto a la India. (véase comunicado de prensa del SECO del 15 de diciembre de 2006). El 5 de noviembre de 2008, el Consejo federal autorizó una nueva entrega de fusiles de asalto en la India. (véase comunicado de prensa del SECO del 5 de noviembre de 2008).

Arabia Saudí

Arabia Saudí ha obtenido estos últimos años del material de guerra procedente de Suiza por los siguientes importes:

2000 - 311.998

2001 - 510.646

2002 - 367.684

2003 - 4.829.011

2004 - 2.391.410

2005 - 3.548.405

2006 - 1.733.221

2007 - 485.294

2008 - 32.108.081

Entre 2000 y 2006, Suiza exportó distintas clases de material de guerra hacia Arabia Saudí, principalmente armas de pequeño calibre, sistemas de armamento de gran calibre y las municiones con las que iban, así como material perteneciente a la categoría de tanques y vehículos blindados (2003).

En diciembre de 2006, el Consejo federal autorizó la entrega de sistema de defensa aérea a Arabia Saudí. En mayo de 2007, autorizó la exportación de 100 pistolas ametralladoras y de accesorios de armas (véase comunicado de prensa del SECO del 25 de junio de 2008). En octubre de 2008, el Consejo federal permitió una nueva entrega similar (véase comunicado de prensa del SECO del 15 de octubre de 2008).

Emiratos Arabes Unidos

Suiza entregó a Emiratos Arabes Unidos los viejos tanques obuses del ejército suizo (2003/2004). A principios de septiembre de 2005, los medios de comunicación revelaban que los EAU habían revendido de manera ilegal estos obuses a Marruecos. Deseaban también revender a Irak los viejos tanques de granaderos M113 que el Consejo federal quería suministrarles en verano 2005.

En febrero de 2006, nos enterabamos de que RUAG estaba en contacto con los Emiratos en relación a la entrega de granadas anticarro. Y ello, aunque el Consejo federal no quisiera aceptar más exportaciones de armas debido a la ruptura de contrato. Pero se supo en junio de que la suspensión de las exportaciones debería ser levantada.

¿Armas en Irak?

A finales de agosto de 2007, se hizo público que los tanques granaderos del MOWAG, encargados por Rumania, estaban previstos para ser usados en Irak. (cf. 10VOR10 vom 30.8.2007).

Más información: estadísticas del Seco sobre las exportaciones de material de guerra.


Argumentos de los opositores

“La prohibición de exportar significa el final de la industria suiza de armamento, lo que pone en peligro nuestra autonomía militar.”

De los cuatro principales fabricantes suizos de armas militares, dos ya pertenecen a grupos extranjeros (Oerlikon Contraves está ahora en manos del grupo alemán Rheinmetall y Mowag es propiedad desde hace tiempo del americano General Dynamics), mientras que RUAG se internacionaliza readquiriendo fábricas en toda Europa. La industria suiza de armamento no es pues ya en verdad “suiza”. Además, Suiza ya compra la mayor parte de su equipamiento en el extranjero. En caso de guerra, sería en cualquier caso dependiente del exterior, sólo no lo sería para los productos alimenticios o las materias primas.

“Comparada a otros países, Suiza no exporta mucho material de guerra. Y si se para, los otros seguirán en cualquier caso. ”

Es precisamente porque su economía apenas sufriría por la prohibición de exportar armas, que Suiza se encuentra en buena posición para dar ejemplo y lanzar el movimiento. Gracias al primer paso hecho por Canadá, las minas antipersonales fueron prohibidas. Es posible ir más lejos, como lo muestra la prohibición de las bombas de submuniciones. ¡Por otra parte, si se hiciera todo lo que es reprobable bajo el simple pretexto de que “si no somos nosotros, otros lo harán”, el mundo iría ciertamente todavía peor!

“Prohibir las exportaciones de armas, es privarnos de un importante instrumento de la política de seguridad. ”

Las armas no crean seguridad sino que aumentan los riesgos de conflictos armados y el número de víctimas. Contrariamente a los soldados desplegados en el extranjero, no pueden repatriarse las armas vendidas, aunque el país que las ha adquirido amenaza la paz y viola los derechos humanos. No se puede pues garantizar que las armas exportada por Suiza no amenazarán su propia seguridad o sus supuestos intereses .


La cuestión de los puestos de trabajo.
¡Garantizar los lugares de trabajo existentes y crear nuevos!

La prohibición de exportar material de guerra es económicamente viable. Incluso durante el excepcional año 2008, el material de guerra y los bienes militares especiales sólo constituían un 0.44% del valor total de las exportaciones de mercancías, o un 0.11% del PIB Suiza. Los puestos de trabajo en cuestión no deberían estar en peligro. Pueden mantenerse gracias a la reconversión civil de la producción. Ruag lo prueba: en 8 años, la parte de su volumen de negocios procedente de su producción civil pasó de 7 al 50%. La iniciativa prevé por otra parte que la Confederación apoye a las regiones y los empleos afectados durante diez años.

De cada 100 francos de riqueza producida en Suiza, solos 10 céntimos proceden de exportaciones de armamento.

Es necesario también recordar que las exportaciones sólo representan una parte modesta de la demanda de material de guerra con relación a las compras de armamento del ejército suizo.

Según un reciente estudio del BAK Basel Economics encargado por el Consejo federal, la industria del armamento suizo emplea directamente a 3.355 personas, y 1.757 puestos de trabajo dependen de los proveedores. Con carácter comparativo, el Hospital cantonal de Ginebra emplea más del doble de personas. Este estudio estima también el coste de las medidas de apoyo y las pérdidas de ingresos fiscales en 500 millones de francos, o sea el precio de algunos de estos nuevos aviones de combate que el Gobierno preve comprar. Suiza tiene pues los medios de prohibir la exportación del material de guerra.

Las situaciones de catástrofe imaginadas por la oficina de relaciones públicas al servicio de la industria de armamento no tienen nada que ver con la realidad. ¡En otros sectores, el despido y el desempleo no molestan demasiado a la patronal, mientras que tocar el comercio de la muerte causa los más vivos debates! ¡En comparación, los jefes irresponsables de UBS causaron la pérdida de 2.500 empleos en Suiza, y eso en un año solamente!

Solo algunos cantones serían afectados relativamente por la aceptación de la iniciativa, y se beneficiaríans a este respecto de medidas de acompañamiento.

Proporción de puestos de trabajo directamente e indirectamente afectados por la iniciativa respecto al total de empleos en cada cantón (Fuentes: OFS; BAK Basel) :

Anticipar una reconversión ineludible

Los puestos de trabajo afectados no deben darse simplemente por perdidos. La reconversión del armamento (transformación de las empresas de armamento hacia la producción civil) debe fomentarse. Ya, casi todas las empresas de armamento tienen un pie en los sectores no militares. Si los dirigentes generosamente pagados de la industria de armamento saben adaptarse al cambio de clima sociopolítico y ponen en marcha las inversiones convenientes, las pérdidas de contratos en material de guerra pueden ser compensadas con contratos civiles suplementarios y los puestos de trabajo preservados.

Si durante la guerra de 1940-1945, las fábricas suizas del sector civil se reconvirtieron en fábricas de armamento, ¿entonces por qué lo contrario no sería posible? La iniciativa, que pide medidas complementarias para las regiones y los empleos en cuestión, constituye incluso una oportunidad para la industria de armamento, ya que le permite reconvertirse a menor fresco.

¡Construyamos trenes en vez de blindados!

Los bienes civiles deben hacer sus pruebas en mercados mucho más importantes que el mercado del armamento. Se dice a menudo que la investigación y el desarrollo en el sector militar se aprovecha también en el sector civil. ¿Pero entonces por qué no invertir directamente en el civil? Suiza podría innovar por ejemplo en materiales y energías renovables, y crear empleos duraderos.

Las fábricas Pilatus de Stans no pueden actualmente satisfacer la demanda de aviones civiles de tipo PC-12 ya que su producción de aviones militares Turboprob moviliza demasiados recursos. Hoy aún, muchas fábricas suizas reclutan a sus empleados cualificados en el extranjero (p.ex. Stadler Rail), ya que incluso en tiempo de crisis las candidatos suizos faltan, y la demanda de material ferroviario estalla en toda Europa. Muchos empleados de empresas que producen material de guerra podrían participar en la creación de bienes más útiles a la sociedad que las armas.

La Confederación debería fomentar la reconversión, en particular, en Ruag donde tiene una influencia directa sobre las decisiones estratégicas, al ser el único proprietario. Los puestos de trabajo en la industria de guerra no tienen ningún futuro. Cuanto antes empiece la reconversión del armamento, más se desarrollará sin fricciones.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.