En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El Gobierno español multiplica por tres la venta de armas en cinco años

En el listado de clientes figuran países que no son un ejemplo de respeto a los derechos humanos

Sección:Comercio y producción de armas
Sábado 7 de febrero de 2009 0 comentario(s) 1362 visita(s)

Al loro con el tratamiento de esta información, que el artículo procede del Diario La Razón, publicación rayana en la ultraderecha, y en él afloran todas sus fobias anticomunistas. En cualquier caso, lo diga quien lo diga, es un auténtico escándalo el apoyo que el gobierno del PSOE está dando a la industria y el comercio de la muerte, con tan pocos escrúpulos como siempre, pero con mejores resultados económicos. Insumissia.


Vea el gráfico en el documento adjunto:

PDF - 1.5 MB

C. Morodo

madrid- El Gobierno de Zapatero ha ido potenciando el comercio exterior de material de Defensa de forma considerable según han ido pasando los años de legislatura. Una de las cuestiones que más incomodó al jefe del Ejecutivo en su segunda participación en el programa de TVE «Tengo una pregunta para usted» no versó ni sobre la crisis ni sobre el paro, ni sobre la polémica situación de la Justicia.

Fue sobre la venta de armas y el número de civiles palestinos que habría matado Israel con el material que importa de nuestro país. Zapatero despejó un dardo mortífero en el centro de su discurso pacifista, tan bien vestido y tan eficaz ante la opinión pública, con la explicación de que, según los datos que manejaba, las armas de España no han servido para matar a ningún palestino porque las exportaciones son insignificantes, menos de un millón de euros.

En este caso no hace falta incurrir en discursos demagógicos porque los datos hablan por sí mismos, y lo hacen para confirmar que por un lado está el plano teórico, el de los discursos y los grandes proyectos como la Alianza de Civilizaciones, y, por otro, el pragmatismo y la rentabilidad para las arcas del Estado, y para potenciar nuestra industria de Defensa, que se deriva de la participación en el mercado del comercio de armas. La Secretaría de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios ha remitido un informe al Congreso de los Diputados con el último balance del comercio exterior de material de defensa y doble uso. Son cifras del primer semestre de 2008 y la comparación con las de años anteriores revela que el volumen total de las ventas de armas se ha visto multiplicado a partir de 2005. En 2004 las exportaciones autorizadas en materia de Defensa alcanzaban 439.632.519 euros. En 2005 ascendieron a 1.230.272.576 euros; en 2006, a 1.295.656.156 euros; y en 2007 llegaron a 1.961.090.360 euros.

En comparación con las exportaciones autorizadas durante todo el año 2004, en el primer semestre de 2008 crecieron casi un 300 por ciento, al alcanzar el importe de 1.622.575.993 euros. Ya en el detalle de las relaciones comerciales hay datos curiosos sobre los países a los que España vende material de defensa y doble uso. La mayor parte del comercio tuvo lugar con aquellos países de la UE con los que mantenemos proyectos industriales militares en común. Pero en el listado también figuran algunos que no son, precisamente, un ejemplo de democracia ni de regímenes que destaquen por su respeto a los derechos humanos. Así, en Iberoamérica, a Cuba, Venezuela y Bolivia les vendemos material antidisturbios por valor de 1,5 millones de euros, además de armas cortas y escopetas de caza por importe de 1,2 millones de euros.

La dictadura castrista también recibe materiales, instalaciones y equipos nucleares que alcanzan la cifra de 1,3 millones de euros. Ya en el polvorín de Oriente Medio, a Irán se le venden productos y tecnologías de doble uso. Las operaciones fueron analizadas caso por caso, ante la creciente preocupación por el posible desarrollo de programas de armas de destrucción masiva, y la relación comercial nos dejó en el primer semestre de 2008 la cantidad de 36 millones de euros en concepto de mecánica e informática. Mientras que de Pakistán ingresamos 200.000 euros por «bombas, torpedos, cohetes y misiles», y 100.000 en vehículos de combate. A estas cantidades hay que añadir casi dos millones de euros en armas de caza. Asimismo, a Libia se le venden bombas, torpedos, cohetes y misiles por valor de casi cuatro millones de euros.

En la categoría de productos y tecnologías de doble uso, de China ingresamos 12 millones de euros. El informe de la Secretaría de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios confirma que España vendió a Israel material de defensa y doble uso por valor de 1.551.933 euros sólo durante el primer semestre de 2008. Entre las ventas se incluye material específicamente de defensa, y equipos de formación de imagen o contramedida.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.