En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La obra se lleva 1000 vidas en España cada año

A estos muertos no les hacen funerales de Estado

Sección:Informativa
Martes 25 de septiembre de 2007 0 comentario(s) 1237 visita(s)

España encabeza la siniestralidad laboral en Europa, con 1.000 muertes al año

Madrid Digital, (Madrid Digital, 19/9/2007).

Con un millón de accidentes laborales al año con el resultado de casi 1.000 personas fallecidas, España tiene el trágico honor de encabezar la estadística europea en siniestralidad laboral. "Cada día se matan tres trabajadores, estamos ante un problema tremendo", se lamenta Joaquín Nieto, máximo responsable de salud laboral del sindicato CCOO, tras explicar que la tasa de siniestralidad laboral en el país es de 5,8 fallecidos por cada 100.000 trabajadores, más de un 30 % por encima de la media de la Unión Europea de los 15.

La economía sumergida, las malas prácticas empresariales, la escasa cultura de prevención o la voracidad económica se suman a la fatalidad para configurar un panorama que está siendo cada vez combatido con más fuerza por sindicatos, empresarios y políticos.

El Gobierno ve con preocupación casos terribles que cada semana ilustran los medios y que en ocasiones destapan auténticos dramas humanos incluso con prácticas esclavistas.

Contratistas a los que los trabajadores apodan "pistoleros" por su falta de escrúpulos mercadean en las últimas horas de la madrugada por distintos enclaves madrileños en busca de mano de obra - habitualmente inmigrantes sin papeles - a los que ofrecen entre 50 y 70 euros por jornada.
La muerte sumergida

En no pocas ocasiones, los accidentes en la construcción destapan la trágica asociación entre la muerte y la contratación ilegal en la economía sumergida.

"Esta es la realidad más dramática, injusta y terrible de los accidentes y hemos conocido casos tremendos", relata Nieto.

El año pasado, un tribunal riojano condenó a dos años de cárcel a un empresario y sus dos hijos tras la muerte de un joven ecuatoriano aplastado por un montacargas mientras pintaba la empresa familiar.

Según la sentencia, el cadáver fue hallado por uno de los condenados quien, al quitarle la ropa, negó a la Guardia Civil conocer la identidad del accidentado e intentó hacerles creer que era un delincuente que había entrado a robar en las obras.

A finales de agosto la muerte de un obrero rumano destapó que en el chalet donde trabajaba el fallecido se alojaban y trabajaban cinco trabajadores polacos que recibían 20 euros al día.

"Esos casos son y deben ser muy notables (...) pero, afortunadamente, podemos decir que no son muchos", dijo Nieto.

Pese a la magnitud de las cifras de fallecidos, la estadística muestra una rebaja de casi el 50 % en los últimos diez años que los especialistas achacan a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales instaurada hace una década.

"Las cifras muestran una rebaja significativa, pero el resultado es insuficiente", explica Nieto. "Mil muertos al año es insoportable desde el punto de vista social y laboral, no podemos consentir este drama humano porque creemos que la mayoría de esos accidentes se pueden evitar".

El Gobierno socialista reconoce y quiere reducir la tragedia y en las últimas cifras oficiales publicadas el pasado 11 de septiembre afirma que la reducción de los accidentes mortales en un 7,7 % entre julio de 2006 y junio de 2007 es un dato "moderadamente alentador".

Sin embargo, deja clara su preocupación por la comparativa europea y afirma que el objetivo a cinco años "es que la accidentalidad en España disminuya hasta un nivel homologable al de los países europeos".
El ladrillo y la subcontratación

La construcción, junto con el turismo el principal motor de la boyante economía, absorbe casi un tercio de los accidentes mortales en un país en el que es frecuente encontrar obreros sin casco o andamios improvisados en pequeñas obras.

El número de accidentes mortales en la construcción, en contra de la media total, se ha incrementado un 3,8 % en el último año, aunque el aumento de la población trabajadora (+6,4 %) desvirtúa el índice de incidencia, que baja un 2,4 %.

El ’boom’ constructor tanto en obra pública como en residencial ha propiciado un aumento sustancial del empleo - el 25 % del creado el año pasado fue en construcción - en un negocio difícil de supervisar por el enorme grado de atomización y la frecuente subcontratación de tareas que diluye hasta el infinito las responsabilidades.

Consciente del problema, el Gobierno acaba de aprobar un reglamento de la subcontratación que llevó a dos huelgas generales al sector y que nace de una propuesta popular a iniciativa sindical. En esencia, la nueva Ley limita a tres empresas la subcontratación y exige una estructura mínima de personal fijo y formación.

"La norma supondrá una mejora sustancial de la seguridad y la salud de los trabajadores", dice el Ministerio de Trabajo.


ADN

CCOO denuncia que sólo hay dos inspectores de trabajo en el sector de construcción

El sindicato CCOO-PV cifró ayer en 26 el número de fallecidos en accidentes laborales de la construcción en la Comunitat Valenciana, una situación que calificó de "dramática y alarmante". Además, el sindicato denunció que en la autonomía tan sólo hay dos inspectores de trabajo para este sector, que "se ven impotentes" ante la cantidad de denuncias.

Los responsables estatal y autonómico de la Federación de Construcción y Madera de CCOO, Fernando Serrano y José Luis Colomer, respectivamente, señalaron que la ley reguladora del sector de la construcción, que entró en vigor a finales de agosto, supondrá la creación de "unos importantes cimientos para frenar la siniestralidad laboral".

Serrano consideró que la ley contribuirá a que "unas de las principales fuentes de siniestralidad que son las condiciones de trabajo mejoren y desciendan las cifras de muertos", para estar a la altura de "niveles europeos".

Además, Colomer recordó que el sector de la construcción en la Comunitat aporta el doble de temporalidad ya que el 64% de los trabajadores de este ámbito tienen un contrato eventual. Por eso, apostó por esta nueva ley como medida que favorecerá a que el sector, que cuenta con 40.000 empresas y 112.000 trabajadores en la Comunitat, "se estabilice y se regularice".

MENOS SANCIONES EN LA CV

Por otro lado, UGT-PV denunció la "laxitud y blandura" en la imposición de sanciones por parte de la inspección de trabajo en todos los sectores de la Comunitat, ya que, aunque es la tercera autonomía en número de inspecciones, el importe medio de las multas en el primer semestre ha sido de 2.969 euros, por debajo de la media de española, de 3.376 euros.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.