En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El Parlamento brasileño denuncia la falta de control del armamento

El 23% de las armas requisadas a ‘narcos’ proviene de las fuerzas de seguridad

Sección:Informativa
Lunes 25 de septiembre de 2006 0 comentario(s) 1150 visita(s)

Además de las armas de las fuerzas del orden que llegan a manos de los narcotraficantes mediante robos o ventas, el crimen organizado cuenta también con armamento y municiones brasileños que son exportados a otros países de América Latina. Las armas son exportadas por empresas fantasma que acaban colocándolas en las fronteras de Brasil.

Otra de las conclusiones de la comisión del Parlamento sobre el tráfico de armas es la estrecha conexión que existe entre dicho tráfico y el de las drogas. “Donde existe tráfico de armas existe tráfico de drogas”, afirma Jungmann. La prueba estriba en los vínculos demostrados entre los narcos y el grupo mafioso carcelario Primer Comando de la Capital (PCC), que dispone de armas incluso dentro de los presidios y que en los últimos meses ha aterrorizado con sus acciones violentas a la ciudad y al Estado de São Paulo causando centenares de muertos.

Uno de los problemas más graves de Brasil es el de la seguridad nacional, donde la violencia crece sin parar, sobre todo en las grandes urbes. Y un problema concreto, detectado por todos los analistas, es el de la falta de preparación de la policía -la que más mata en el mundo- y los bajos sueldos de los agentes, lo que facilita que se extienda la corrupción. Existe además una rivalidad entre las diferentes policías del Estado y de éstas con el Ejército, llamado a veces, como sucede con frecuencia en las favelas de Río de Janeiro, a apoyar a la policía.

El año pasado, el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva fracasó en un referéndum que pretendía recabar apoyo popular a la prohibición de armas entre los ciudadanos, en un intento de desacelerar la ola de violencia. Los brasileños, que confían poco en las fuerzas de seguridad del Estado, votaron en contra y prefirieron seguir armados.

(Artículo aparecido en el diario «El País»)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.