En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

EUiA y el pacifismo armado

Lluís Rabell

Sección:Informativa
Lunes 4 de septiembre de 2006 0 comentario(s) 1255 visita(s)

Texto completo en Kaos en la Red (Crónica del debate en el Consell Nacional de EUiA)

Un factor de inquietud

Hay que decir que el Consell Nacional terminó de un modo inquietante en cuanto a un tema de la mayor trascendencia que “Rojos/roges” habíamos planteado en solitario en el curso de la discusión general: la cuestión del envío de tropas al Líbano por parte del gobierno español, medida a la que se opone nuestra corriente. Pues bien, he aquí que en “diversos” y sin lugar para la réplica, el compañero Antoni Barberà, responsable de relaciones internacionales, se nos “descolgó” con una vibrante defensa de la Resolución 1701 de las Naciones Unidas y, por consiguiente, de la decisión de Zapatero: que si se trataba de una fuerza de paz, que si tenía el apoyo de “Rifondazione Comunista” y del PCF, que si Hezbolá también era favorable a dicho contingente. En una palabra, que éramos víctimas de un antimilitarismo abstracto y sectario...

¡Con el pacifismo armado hemos topado! Y hay que reconocer que la epidemia está extendiéndose rápidamente en la izquierda europea. Es cierto que “Rifondazione” apoya el envío de un contingente italiano al Líbano... del mismo modo que, después de haber votado en ocho ocasiones contra la intervención en Afganistán (otra misión amparada por las Naciones Unidas, por cierto) y a partir del momento en que han entrado en el gobierno de Prodi, el partido de Bertinotti ha tenido una revelación: la expedición neocolonial de otrora se ha convertido prácticamente en una acción humanitaria. En cuanto al PCF... digamos que apoyar la intervención de Francia, antigua potencia “protectora”, no constituye, hélàs, una radiante expresión de internacionalismo por parte del comunismo oficial francés. Y ampararse en lo que, bajo el chantaje del terror israelí sobre el conjunto de la población civil, se hayan visto obligados a admitir las fuerzas políticas libanesas, sencillamente, no es de recibo entre nosotros.

Por mucho que quieran adormecer nuestra vigilancia, lo cierto es que las tropas que van al Líbano pertenecen a países miembros de la OTAN, países que mantienen relaciones comerciales e incluso de cooperación armamentística con Israel y gobiernos que no han levantado un dedo para que se aplique ninguna resolución de la o­nU favorable al pueblo palestino... ¿y ahora van a proteger a la población libanesa? Hay que estar ciego para no ver que la resolución 1701 representa un contratiempo en los planes regionales de Bush, que contaba con barrer fácilmente la resistencia libanesa antes de proseguir su escalada contra Siria y contra Irán. (Un contratiempo que las potencias europeas intentan aprovechar en función de sus propios intereses en la región). Pero el engranaje, aún con dificultades, sigue en marcha. Y la presencia de unas tropas cuyo mandato está llamado a ser modificado sobre la marcha forma parte de todo un dispositivo contra los pueblos de Oriente Medio.

Mal augurio, pues, la intervención de Barberà, que nos hace temer una actitud poco firme por parte del grupo parlamentario de Izquierda Unida y, sobre todo, que se genere confusión y parálisis en las filas del movimiento contra la guerra - como ha ocurrido en Italia con el brusco giro “ministerialista” y hacia la derecha de “Rifondazione”. Alerta.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.