En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Colombia: el paraíso de los corruptos

Argenpress

Sección:Colombia
Jueves 3 de agosto de 2006 2 comentario(s) 3155 visita(s)

Por: Horacio Serpa

Hasta en los más recalcitrantes sectores gobiernistas ha causado estupor la cantidad de errores, vacilaciones, rectificaciones, ocultamientos, mentiras y encubrimientos en que se ha convertido el mañosamente denominado ’proceso de paz’ con los paramilitares. Es el colmo tanto engaño.

Los dos más recientes episodios indignan a cualquiera: el show de las ’capturas’, que aún no se sabe si fue advertencia, recomendación, sugerencia u orden de conducción, y el cambiazo de ’el tuso’, quien de un momento a otro pasó de puro narco, a para puro. Lo primero para decirle a los norteamericanos que se justifica seguir apoyando la lucha contra las drogas, así los resultados hayan sido un fracaso, y lo segundo siguiendo con los arreglos que se hicieron por debajo de la mesa para legalizar el paramilitarismo y corresponder sus efectivos apoyos electorales.

Pero no es solo lo del tal proceso lo que provoca escándalo y vergüenza.

Las noticias sobre corrupción no cesan. Aún no se ha aclarado lo que pasó en Emcali con el ’dedazo’ de 24 millones de dólares, ni lo relacionado con los fabulosos honorarios pactados -finalmente con cargo al Estado y al pueblo- con los encargados del tráfico de influencias para la adjudicación del contrato del Aeropuerto Eldorado.

Si hasta del desamparado departamento del Putumayo llegan escandalosas informaciones sobre chanchullos entre gobernantes y políticos, y se escuchan ya demasiados comentarios sobre un negociado con la adquisición de letrinas en Casanare. Se negocia hasta con las más urgentes necesidades de la gente. Y ahora salen con que no hubo latrocinio en la compra de los computadores efectuada por la anterior Junta Directiva de la C’amara de Representantes, cuando se sabe que los adquirieron a sobre precio y a pocas horas de terminarse su período.

Es desafortunado tener que decirlo, pero vivimos la época de los negociados. Nadie se extrañe de lo que viene. Porque la noticia, aparentemente optimista e ingenua, según la cual la prosperidad del país puede medirse con los grandes contratos que tiene entre manos el gobierno nacional, vale decir, venta de la refinería de Cartagena, Ecogas y electrificadoras, adjudicación de concesiones de carreteras y licitación de Eldorado, y la privatización de Ecopetrol, lo que indica es que están activadas como nunca las componendas para ver como se le mete mano a las fabulosas sumas de dinero que se transarán en el elogiable y nunca bien ponderado propósito de ’luchar contra la politiquería y la corrupción’. Parece que ocho años de gobierno les será poco para feriar el Estado al más conveniente postor.

Lástima grande que las autoridades encargadas de investigar y sancionar tanto entuerto no se pronuncien con la prontitud requerida. Todo termina quedando en el plano de los comentarios, y el gobierno ’pasa la página’ como si no ocurriera nada. Cuando lo que sucede es verdaderamente grave.

Conozco al Fiscal General y sé que es un hombre honrado y un funcionario probo. Pero la entidad no ofrece resultados. ¿Qué pasó con lo de Incoder y Finagro? ¿Qué ocurrió con los crímenes atribuidos al Das? ¿Solo fueron ’calumnias de la oposición’?

Ni siquiera se sabe a estas alturas cuál es la autoridad competente para dilucidar la muerte de los diez policías acribillados por la fusilería del Ejército en Jamundí. Mucho menos se puede pretender la revelación de los sucios secretos que esconde tan criminal acontecer.

Es necesario insistir ante Fiscales y Jueces por resultados. A estas horas, por ejemplo, nadie conoce la lista de personajes cercanos al ’Socio’, que entregó a la Fiscalía el chofer de ese extraño personaje.

¿Existe la lista? ¿Es creíble? ¿Quiénes están en ella? ¿Dónde está la lista? ¿Por qué la esconden? Y el gobierno tan tranquilo. Y el gobernante tan de teflón. Definitivamente los corruptos están hoy en su paraíso.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Colombia: el paraíso de los corruptos

    4 de marzo de 2008, por nostálgico de Pablo Iglesias

    La corrupción en Colombia es una broma comparada con la que existe en el Estado Español,nada funciona sin "amiguismo" "parentela" o directamente "mordida".
    El caso paradigmático es el de la Junta de Andalucia y Su Majestad Chavez,están al nivel de Marruecos,toda la saga familiar del Monarca y de sus cortesanos parten y reparten el bacalao en esta desgraciada tierra...en fin...mientras quede algo de grano en el pesebre el pueblo seguirá silente.



    • Colombia: el paraíso de los corruptos

      9 de julio de 2008, por fergo

      Somos ángeles, comparados con los africanos y con los gringos.
      Pero el Doctor Uribe acabó con 350 empresas públicas, vendió 20% de ECOPETROL, la empresa más poderosa del país.
      Le quedan el Capitolio y el Palacio de Nariño
      fernando garcia ortega, m . d



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.