En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿Puedes darme un ejemplo claro de un acto de terrorismo?

Robert Fisk

Sección:Observatorio de conflictos
Lunes 31 de julio de 2006 0 comentario(s) 3026 visita(s)

Información Libre

Este es un reportaje sobre la masacre de Qana, que tuvo lugar el 18 de abril de 1996.
Sin lugar a dudas fue un acto de terrorismo, llevado a cabo por un
estado (Israel) que se demostró a si mismo ser un mentiroso
desenmascarado. Lo que es preocupante sin embargo, es el apoyo que tuvo
este mentiroso.

Fuente: Palestine Times. Fecha: junio 1997. Título: Robert Fisk: Denunciando la verdad y desenmascarando las mentiras.

El corresponsal veterano de Medio Oriente, Robert Fisk, habló a una
concurrencia de 350 personas en Ottawa, Canadá, al año siguiente, sobre
el tema: "Amenazas, mentiras y videos: denunciando el Medio Oriente".

 Con un estilo oratorio penetrante y una dicción inglesa
impecable, habló durante una hora y 45 minutos sobre sus 30 años como
periodista profesional, 21 de los cuales fueron dedicados a informes
sobre el Medio Oriente y el Norte de Africa.

Y finalmente, sobre Qana. Robert Fisk fue el primer periodista en el
recinto de Las Naciones Unidas del batallón Fijan, después de ser
alcanzado por proyectiles durante el momento cumbre del bombardeo del
sur del Líbano por Israel el año anterior. Con una descripción
conmovedora y gráfica que hizo llorar a muchos, contó la escena al
entrar en el campo: "La sangre corria en rios por las puertas del
recinto de Las Naciones Unidas, en el cual aquella pobre gente se había
refugiado. Eran las puertas del infierno. Cuando entré, vi a una joven
sujetando en sus brazos el cuerpo de un hombre de edad mediana,
meciendo el cadaver, llorando y gritando una y otra vez "mi padre, mi
padre..." Había bebés sin cabezas, mujeres sin brazos. Nunca olvidaré
lo que vi. Lo denuncié todo en mi periódico.

Después continó relatando toda la historia sobre la masacre de Qana.
El hecho de que estaba hablando el 18 de abril, exactamente un año
después del ataque israelí, hizo su presentación más conmovedora. "Para
nosotros, periodistas en ese momento, y para Las Naciones Unidas, la
verdad o no de la explicación de Israel (que nunca había tenido la
intención de alcanzar la base de Las Naciones Unidas y sus musulmanes
civiles protegidos) se basó en su disculpa de que no podían ver dónde
caían los proyectiles. Pero los sobrevivientes, tanto les refugiados
como los soldados de Las Naciones Unidas, todos afirmaron ver un avión
israelí de foto-reconocimiento sin piloto, sobre el campamento y
durante la masacre. Si esto era verdad, entonces las implicaciones eran
evidentes: los israelís sabían perfectamente lo que hacían."

Después de largas entrevistas con los refugiados y soldados de Las
Naciones Unidas, Fisk oyó varios rumores de que un soldado de Las
Naciones Unidas en una base cercana, había filmado en video los
bombardeos de Qana, incluso el avión israelí de foto-reconocimiento sin
piloto. Su búsqueda por la misteriosa película fue en vano. Le dijeron
que el personal de Las Naciones Unidas estaban bajo órdenes estrictas
de no discutir su existencia con nadie. Dos días después del funeral de
las víctimas de la masacre de Qana, el teléfono de Fisk sonó en su
apartamento en Beirut. Una voz anónima le dió una referencia geográfica
y añadió: "1300 horas." Con la audiencia escuchando atentamente según
contaba la historia, la conmovedora descripción de Fisk, lo cual era
posiblemente el momento culminante de la tarde, merece ser mencionada
palabra por palabra.

La descripción geográfica era un cruce de caminos en las afueras de
Qana. Nunca había conducido tan rápido al sur de Líbano. A las 1300
horas vi, por el espejo retrovisor, a un jeep de Las Naciones Unidas
parar detrás de mi. Un soldado con uniforme de batalla y una gorra azul
se acercó a mi, me estrechó la mano y dijo:"copié la cinta antes de que
Las Naciones Unidas se apoderasen de ella. El avión está aquí. He
tomado una decisión personal. Tengo dos hijos pequeños- dijo- de la
misma edad de los que llevé muertos en mis propios brazos en Qana. Esto
es por ellos." Y de su blusa sacó una cinta de video y lo tiró en el
asiento de pasajeros de mi coche. Fue, cuando lo pienso, el acto
personal más dramático que nunca he visto en un soldado. Los grandes
poderes pueden intentar encubrir las cosas, pero los hombrecitos pueden
aún ganar algunas veces.

La película, sin haber sido tocada o editada, muestra claramente la
base de Las Naciones Unidas durante el bombardeo y con este avión
volando sobre sus cabezas. Fisk habló a la audiencia durante la
proyección, resaltando el arco y la dirección de los entrantes
proyectiles de artillería. Un helicóptero israelí es también visible,
volando sobre Qana en el momento del ataque, dejando caer bengalas de
fósforo para evitar los misiles buscadores de calor. Qana está cubierta
de humo mientras los proyectiles de artillería llueven del cielo. En un
momento dado, las llamas son claramente visibles en la base de Las
Naciones Unidas. Fisk anuncia, apuntando a la pantalla: "Ahí está el
cuarto de conferencias en fuego. Hay unas 50 personas quemándose vivas
dentro de esa habitación en ese momento. Este humo," apuntando a una
parte de la pantalla, "es basicamente de la incineración de esa gente
al incendiarse las paredes." El auditorio se mantiene sentado en un
silencio helado, como un jurado en un juzgado., mientras Fisk presenta
sus pruebas con la precisión meticulosa y el aplomo de un abogado
acusador, que con gran convicción destruye el argumento más importante
del equipo de defensa. Al apagar el video, regresa al podium y termina
su conferencia con las siguientes frases: " Pero creo que aquí debe
terminar el trabajo de periodismo y ser reemplazado con los hechos de
la historia. Señores y señoras, les agradezco mucho su amabilidad por
invitarme a venir a hablarles en Ottawa." Ensordecedores aplusos y
ovaciones fue el resultado.

Masacre de Qana

Entre el 11 de abril y el 27 de abril de 1996, Israel lanzó una
campaña de bombardeos conocida por Uvas de la ira contra objetivos
situados en suelo libanés. El objetivo de esta operación, se dijo, era
destruir o debilitar Hezbolá.

El 18 de abril en el curso de esta operación, un bombardeo del
ejército israelí mató a 102 civiles refugiados en un campo de
refugiados de la ONU, situado en la ciudad de Qana en el Sur del Líbano.

El bombardeo comenzó alrededor de las 14 horas y duró algo menos de
20 minutos. Israel atribuyó el bombardeo a un error debido a que
elementos de Hezbolá se encontraban en las proximidades del campo. El
gobierno israelí señala que milicianos de Hezbolá se encontraban en el
campo, aunque precisa que ésta no fue la razón del bombardeo (la ONU
confirmó esta declaración aclarando que estos milicianos estaban
desarmados y pudieron entrar tanto antes como después del bombardeo).
Los primeros testimonios indicaron que un avión teledirigido sobrevoló
el campo, en tanto que 2 helicópteros sobrevolaban el entorno. El
gobierno israelí desmintió entonces la presencia de aeronaves en el
sector.

Algunos días más tarde una grabación filmada por un casco azul de
las Islas Fidji mostró que un avión teledirigido se encontraba sobre el
campo. La grabación contradijo las declaraciones iniciales del gobierno
israelí y lo situó en una situación embarazosa. Israel afirmó,
entonces, que el campo de visión del avión era limitado y no permitía
ver lo que pasaba en el campo y que las primeras declaraciones
oficiales habían tenido lugar antes de que la investigación oficial
terminara.

El informe de la ONU, muy crítico con Israel, sugirió que el
bombardeo había sido llevado a cabo sabiendo lo que se hacía. La
versión hecha pública del informe adopta un estilo "técnico", es decir,
limitado a los hechos, sin análisis. Una de las conclusiones de la
comisión de investigación de la ONU afirma que "si bien la posibilidad
de un error de tiro no puede ser descartada, la serie de impactos hace
improbable la eventualidad de un bombardeo debido a un error técnico o
de procedimiento".

Algunas semanas después de los hechos fue firmado un acuerdo entre
Hezbolá e Israel bajo los auspicios de Francia, Estados Unidos, Siria y
el gobierno libanés, este acuerdo estipula que las dos partes deben
abstenerse de atacar a los civiles.

Enlaces:

  • Fotos de la masacre
  • Informe de la ONU sobre la masacre (inglés)
  • Respuesta del gobierno israelí al informe (inglés)
  • Qaná, escenario de dos matanzas de civiles en diez años

     La
    matanza de hoy en Qana, con al menos 55 fallecidos, es la segunda en
    esta localidad sureña del Líbano desde que hace diez años un centenar
    de civiles murieran allí a causa de otro bombardeo durante la operación
    militar israelí "Uvas de la Ira".

    El 18 de abril de 1996
    murieron 102 civiles libaneses y tres "cascos azules" después de que
    misiles israelíes impactaran contra el cuartel de la Fuerza Interina de
    las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) en Qana, donde se habían
    refugiado cientos de personas huyendo de los ataques israelíes a sus
    aldeas.

    "Uvas de la Ira", lanzada el 11 de abril de ese año,
    alcanzó también a las ciudades de Beirut, Sidón y Tiro y llegó hasta la
    frontera con Siria, con un resultado de doscientos muertos,
    cuatrocientos heridos, el éxodo de 400.000 habitantes el sur del Líbano
    y daños a ese país por más de mil millones de dólares.

    La
    ofensiva duró dieciséis días, hasta la entrada en vigor de una tregua
    el 27 de abril de 1996, y se produjo en represalia por el lanzamiento
    de cohetes contra poblaciones del norte de Israel por parte de las
    milicias del grupo chiita libanés, Hezbollá.

    Diez años después,
    otra acción de Hezbollá, en la que murieron siete soldados israelíes y
    dos fueron secuestrados el 12 de julio, desencadenó la actual ofensiva
    militar de Israel en el Líbano, con más de cuatrocientos fallecidos
    hasta hoy, a los que hay que sumar los al menos 55 muertos en el
    edificio bombardeado en Qaná.

    Otro punto de similitud entre
    ambas ofensivas es la presencia en el gobierno israelí de Simon Peres,
    premio Nobel de la Paz 1994, que durante la operación "Uvas de la Ira"
    ejercía como primer ministro y titular de Defensa y ahora es viceprimer
    ministro.

    La ofensiva de 1996 fue la de mayor envergadura desde
    que, bajo el Gobierno de Menahem Beguin, Israel emprendió en 1982 la
    operación "Paz en Galilea", en la que murieron 20.000 personas,
    incluidos 650 soldados israelíes.

    Comenta este artículo   Volver arriba

    Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

       
    Volver a la página Principal
    Ver comentarios
    Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
    Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.