En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Asesinos Acorazados

The Chechen Society Newspaper. Febrero de 2006. Ruslan Zhadaev. Traducido por COA.MOC.

Sección:Observatorio de conflictos
Viernes 3 de marzo de 2006 0 comentario(s) 3131 visita(s)

Al hilo de lo publicado en el nº24 de Diagonal (http://www.diagonalperiodico.net/pdfs24/06diagonal24-web.pdf), sobre la resistencia de las mujeres rusas a la violencia militar, y recordando con indignación la última visita de Putin a España que, encima se declaró firme defensor de la mal llamada Alianza de Civilizaciones, mostramos algunas de las barbaridades del ejército ruso en Chechenia que, también sirven para apoyar y animar a la objeción de conciencia y la deserción.

En Grozni la colisión entre vehículos blindados BTR y coches, por las cuales mueren frecuentemente civiles, se ha transformado en algo sistemático. Como castigo a estos actos delictivos los conductores borrachos, miembros de las Fuerzas Federales, obtienen una ligera reprimenda.

Por Ruslan Zhadaev

El 15 de febrero hubo un accidente en la autopista Staropromyslovskoe de Grozni, cerca del pueblo de Butenko. Un blindado con soldados de las tropas del Ministerio del Interior chocó contra un “Zhiguli” marca 7, mientras iban en un convoy militar. El conductor del “Zhiguli”, Ali Zaipulaev, resultó gravenmente herido y fue trasladado al hospital. Uno de los acompañantes, Salavdi Murtazaev, jefe del Centro de Cardiología nº3 de Grozny murió en el accidente. Los testigos mantienen que el vehículo acorazado se desmarcó, de repente, del convoy y chocó con el coche que estaba aparcado en la orilla de la carretera. Los soldados intentaron huir de la escena del accidente pero la gente que se había agolpado allí se lo impidió. Gracias a lo cual, miembros de la policía chechena llegaron a tiempo para pillar al BTR y su tripulación y trasladarlos hasta los representante regionales de las Autoridades de Interior (ROVD).

JPEG - 36.9 KB
Modelo Zhiguli

Como suele ocurrir en estos casos, los militares vinieron rápidamente a defender a sus colegas. Personal de la oficina del fiscal militar que estaban presentes en el incidente, anunciaron que la culpa la tenía el conductor del Zhiguli. “Mis colegas me han informado que el BTR iba por su carril y el coche del Doctor le envistió “, dijo Maksim Toporikov (Fiscal militar de las Fuerzas del Norte del Caúcaso) en la entrevista que le hacían en el periódico Kommersant. El fiscal hizo notar que era demasiado pronto para llegar a conclusiones sobre quien era culpable. “Hay demasiado revuelo por el asunto y es casi imposible investigar y obtener nuevas pruebas, como se debería” dijo.

JPEG - 41.4 KB
Modelo BTR

La opinión de l=s testisgos y de los miembros de la policía regional, quienes llegaron pronto al lugar de los hechos, era completamente diferente de la de los militares, ni guardaba relación alguna con la del fiscal. “El BTR iba en el convoy, en el medio de éste, con lo cual era imposible que el Zhiguli girara como sostienen los militares” dijo Kavkazskii Uzel en la sucursal regional de las Autoridades del Interior (ROVD). La policía también mantuvo que el conductor del vehículo blindado iba completamente borracho. “Sus escapadas de borrachera tienen un alto precio para nosotr=s”. “Es más que obvio que los militares negarán cualquier cosa y harán lo posible para proteger a los soldados, culpables de matar”. Así como están intentando culpabilizar al conductor del coche “Zhiguli” también han sacado una nueva versión de los hechos, diciendo que el conductor del blindado no pudo controlar la dirección.

Esta es una manera, muy extendida, de hacer que los militares no sean responsabilizados de nada. Y siempre aparecen evidencias abundantes para mantener esta postura.

El pasado octubre un BTR que transportaba a combatientes rusos, chocaron contra Eliza Ismailova (de 24 años) provocándole la muerte. Casualmente ella también era doctora. El acorazado iba circulando a una gran velocidad por la calle Mayakovskii, en el área de Leninskii, cuando chocó contra un semáforo y pilló a Eliza que esperaba al autobús.

Los tripulantes del vehículo militar iban completamente bebidos y fueron detenidos por miembros de las Fuerzas especiales de la Brigada del Ministerio del Interior de Chechenia. Los militares hicieron público en esta ocasión, que el conductor iba completamente sereno y que él había intentado evitar a un minibús “Gazelle” que se precipitaba hacia él y que no pudo controlar la dirección. Como resultado, la Corte militar de Grozny sentenció a Dmitry Vasil’ev (el conductor del blindado, asesino directo de la mujer) con sólo un año de servicio en un batallón disciplinario o “disbat” como así lo llaman. “Disbat” entra a formar parte del ejército pero las condiciones de servicio son estrictas. Normalmente militares que han cometido delitos mientras realizaban el servicio militar van allí, por haber pegado o ridiculizado a otros compañeros. El tiempo en el “Disbat” no contabiliza como servicio militar, así que después de haber cumplido su castigo, la mayoría vuelven a su unidad. Pero el “Disbat” no es una institución correccional para criminales, sino que el tiempo que están allí no es considerado sentencia de prisión. Hay que tener una gran imaginación para considerar castigo la sentencia que se cumple en el “Disbat”, por la muerte de una chica, o incluso de un soldado.

Algún tiempo después de la muerte de Ismailova, esta vez en la región de Grozny Okttiabr’skii, otro vehículo militar BTR chocó contra dos coches(un “Volga “ y un “Zhiguli”) que circulaban en dirección contraria. Afortunadamente, no hubo muertes esta vez, aunque el conductor del “Volga” resultó seriamente herido. El conductor mecánico del vehículo blindado también iba muy borracho.

En Mayo de 2005, en la carretera junto al pueblo de Starye Atagi, un vehículo blindado para el transporte de infantería(BMP) con soldados de la comandancia militar de Itum-Kalinskii, se avalanzó sobre un “Volga” GAZ-Z110. Una chica de 14 años murió en la escena del accidente y su madre, su hermano pequeño y el conductor fueron trasladados al hospital en estado crítico.

“Lo que está pasando en nuestra república, incluido lo que está sucediendo en las carreteras, también los secuestros y asesinatos, ilustran claramente que el ejército ruso está actuando con tanta dureza como si estuvieran en territorio enemigo. Y en consecuencia, todos los habitantes de la república son vistos como enemigos, personas que pueden ser oprimidas, quemadas, disparadas y tomadas como rehenes sin miedo de ningún tipo por los posibles consecuencias hacia ellos”, según cuenta Usman Baisaev del Memorial Center por los Derechos Humanos.

“Lo más ofensivo del caso de Murtazaev es que a consecuencia de las acciones de esta escoria borracha, un hombre educado e inteligente ha muerto. Un hombre que era necesario para la república y su pueblo y que ha salvado la vida de otras personas. Y el vago que es culpable de su muerte se reirá de esto y después se jactará de haberse cargado a uno. Incluso podría decirte que tipo de “castigo” recibirá este último asesino de uniforme. Estará un año suspendido un año sin derecho a ocupar un puesto de mando. Los sargentos, por ejemplo, son degradados de rango”.

Según los defensores de los derechos humanos, en los últimos meses, los militares rusos han sido responsables de varios serios accidentes de carretera, como resultado de los cuales han muerto cinco personas. En casi todos los casos de este tipo los soldados que han cometido los crímenes contra civiles Chechenos se escapan con un susto o con un castigo sin importancia. Hay muchos ejemplos que lo prueban.

Por ejemplo, el 25 de Abril del 2000, en la carretera de Alkhan-Yurt-Martan un camión militar “Ural” invadió el otro lado de la carretera y chocó deliberadamente contra un “Zhiguli”, conducido por Agabiev, un residente local. Aparte del conductor, había tres mujeres, un niño y un hombre, en el coche. Resultaron seriamente heridos y fueron hospitalizados. Miembros de la policía chechena detuvieron a los soldados que intentaron escapan de la escena del accidente. El proceso contra los soldados que provocaron el accidente se cerró “debido a la prescripción de los delitos en una investigación criminal larga”.

El 9 de Junio del 2000, en Salí, un oficial del ejército ruso conducía un vehículo blindado de transporte de infantería(BMP), bajo la influencia del alcohol, atropelló a dos mujeres del lugar: Kurmagaeva y Dakhaeva. La última murió a consecuencia de las heridas. Una corte militar decidió que el oficial era culpable del crimen y lo sentenció a tres años de sentencia suspendida, con un año de período de prueba y la prohibición de conducir durante un año. Cualquier otro comentario es innecesario.

Tomemos otro caso. El 6 de Octubre de 2000 en Khankala, un soldado del ejército ruso conducía una instalación de artillería autopropulsada que chocó contra un coche. Como resultado del accidente dos mujeres murieron. Otra vez, un jurado militar encontró al soldado culpable y lo sentenció a cinco años de sentencia con un aplazamiento de la ejecución de la sentencia de cuatro años. Esto te hace pensar involuntariamente en la película “El prisionero del Cáucaso” y querría llorar “¡Larga vida a los jueces!, ¡A los jueces más humanos del mundo!".

“El fiscal militar jefe tiene muchas maneras de dejar marchar a los soldados sin castigo. A menudo hace que el proceso se prolongue deliberadamente un largo período de tiempo después del cual la parte culpable está exenta debido a la prescripción del tiempo en largas investigaciones criminales”. Sin embargo, el método más extendido para salvar a los soldados del castigo es añadir a las sentencias un aplazamiento en la ejecución(una sentencia suspendida, o una prohibición de ocupar puestos de mando o servir en un “disbat”)”, dice Baisaev.

¿Porqué los oficiales al mando de los militares rusos no prestan casi atención a la arbitrariedad de aquellos que están bajo su mando, en las carreteras de la república?, es algo que no está del todo claro?. Después de todo, cada soldado tiene un enorme número de oficiales directos y superiores: en el pelotón, en la compañía, el batallón, unidad, brigada, división, ejército y región. ¿Porqué no asumen la responsabilidad por las acciones criminales de aquellos que están bajo su mando? Si un oficial no puede controlar a aquellos que están bajo su mando, es un criminal, por dos veces. Y su lugar está en una prisión junto a su soldado. Especialmente si es responsable del asesinato de un civil; sin embargo el crimen se comete bajo las condiciones que se comete.

Si la guerra en Chechenia realmente hubiera terminado hace tiempo, como gusta repetir en Moscú, los militares deberían estar en sus cuarteles, estudiando tácticas militares y no bebiendo grandes cantidades de alcohol y corriendo a toda velocidad por las calles.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.