En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Volver a la página Principal
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Comentar un artículo

En respuesta a:

Alternativa Antimilitarista-MOC ante la invasión de Líbano

Declaración de AA-MOC.

Jueves 24 de agosto de 2006

No se puede vivir dignamente con puentes destruidos, barrios incomunicados, puertos bombardeados, el mar contaminado con petróleo de refinerías destruidas, el comercio y el entretenimiento aniquilado. Seguro que no te gustaría vivir aquello. En el Líbano hoy, ahora, sucede y se vive todo esto.  (...)


En respuesta a:

Alternativa Antimilitarista-MOC ante la invasión de Líbano

Miércoles 23 de agosto de 2006

Parafraseando a Harry el Sucio, «los manifiestos son como los culos, todo el mundo tiene uno». Y las opiniones sobre los manifiestos, idem.

Lo cierto es que criticar al MOC por su producción escrita, al menos en los últimos años y salvo honrosas excepciones, es tan fácil como injusto.

¿Por qué injusto?

La primera comunicante echa en falta una referencia más expresa a las misiones militares internacionales. Si nos ajustamos al papel, yo también lo echo en falta; y como antimilitarista, me gustaría añadir que nuestra apuesta por la noviolencia tendría que ir más a la crítica de esas intervenciones que a la consabida costumbre de sacar en procesión el santo de «nuestros grupos afines en esos países», como si esos grupos no tuviesen ya bastantes problemas como para que encima les deleguemos NUESTRA tarea de dar una respuesta noviolenta -ante quien defiende la intervención militar-.

Pero en esto de la intervención internacional es injusto ajustarse al papel. Como jubilado forzoso del MOC no hago autobombo si digo que ha sido el entorno de grupos del que el MOC forma parte el que lleva dos o tres años dando respuesta continuada y constante, con dichos y con hechos, a lo que hace posible la intervención militar, y denunciando el falso discurso humanitario que hay detrás de esas intervenciones -Mayo Caliente desobediente, campañas de objeción fiscal, etc-. Cada quien tendrá su opinión sobre ese trabajo, pero se ha estado llevando a cabo. Lo importante es que haya grupos, con la de orientación del MOC o con otra, que mantengan esa línea de actuación constante en el tiempo, y no sólo acordándose de santa Bárbara cuando truena.

Si todo el tiempo que en las sectas de izquierda se dedica a definir interpretaciones correctas de los acontecimientos y consagrarlas en el manifiesto se dedicase a buscar la coherencia entre dichos y actos a nuestros alcance, otro gallo nos cantaría.

Por eso no acabo de entender que sea precisamente desde el MOC desde donde se encuentra «urgente pronunciarse ante estos acontecimientos». Después de todo, que a esta guerra no se le esté respondiendo como a otras quizás no es una buena noticia; pero tampoco es malo que no se den esas reacciones «masivas» de acordarse de santa Bárbara sólo cuando truena y de movilizarse contra la guerra sólo cuando sale en TV o está declarada, haciendo de comparsa de la misma.

En cuanto a lo que dice Pablo de las posturas minoritarias en la izquierda y tal, yo creo que con los forofos que le salen por todas partes a los grupos armados tenemos una ocasión para rejuvenecer. En efecto, hacia mucho tiempo que no oía aquello que se nos respondía en las charlas en institutos sobre objeción e insumisión: «¿Cómo no va a haber ejército? ¿Qué hariamos entonces si nos invadiesen los moros y violasen a nuestras madres?». Pues bien, cambiando Israel por los moros, el ejército por Hizbolá y los institutos por el discurso politicamente correcto en ámbitos de izquierda, tenemos las «profundas respuestas» que el personal da cuando se le habla de noviolencia respecto a este conflicto.

Claro, que si les hace felices, yo no tengo nada que objetar.


¿Un mensaje, un comentario?

(Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

Enlace hipertexto (opcional)

(Si tu mensaje se refiere a un artículo publicado en Internet, o a una página que contiene más informaciones, indica a continuación el título de la página y su dirección URL.)

¿Quién eres? (opcional)


captcha

Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.